Desarrollo Social y Agricultura fortalecerán a los productores de Río Negro

El convenio permitirá potenciar la producción, mejorar la comercialización y abaratar costos de familias productoras.


En el marco del Plan Argentina contra el Hambre, el secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, Miguel Gómez; el subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo Social, Gabriel Osatinsky; y el ministro de Producción y Agroindustria de la provincia de Río Negro, Carlos Banacloy, firmaron un convenio para mejorar la situación de los trabajadores y trabajadoras de la economía popular de esa provincia.

El acuerdo busca fomentar la promoción del consumo y el desarrollo de mercados internos y externos para los productos agrícolas, forestales, ganaderos y pesqueros de Río Negro. La Secretaría de Economía Social pondrá a disposición las herramientas y estrategias necesarias para desarrollar y fortalecer la comercialización de todas las ramas productivas. En tal sentido, Osatinsky explicó que la idea es “atender primeramente la situación de emergencia para que la gente pueda consumir frutas y verduras a mejor precio y a su vez generar mejores ingresos para el productor, abaratando sus costos.”

El convenio busca también garantizar la seguridad y soberanía alimentaria de toda la población, apoyándose en el fortalecimiento de la temática alimentaria y nutricional.

El el titular de la Secretaria de Agricultura Familiar, Miguel Gómez, aseguró: “debemos garantizar la calidad de vida del productor, ofreciendo buenas condiciones de trabajo, mejorando sus ingresos y rompiendo la concentración actual del mercado”.

El acuerdo firmado con Río Negro es el primero y se buscará replicarlo con otras provincias. Río Negro tiene un excedente de materias primas, que en el caso de la fruta, llega a 150 o 200 millones de toneladas que quedan en la planta sin comercializarse.

Por ello, el ministro provincial Banacloy expresó: “es indispensable que esa producción llegue a la gente. Hay que romper con la estacionalidad, llegar a todo el país todo el año y con una mejor oferta. Para eso es necesario un trabajo conjunto entre el Estado provincial y el nacional, incorporando tecnología y buscando una comercialización más justa”.

De esta manera, las Secretarías de Agricultura Familiar y de Economía Social de la Nación planifican estrategias para revalorizar las cadenas de valor, reducir costos logísticos para mejorar los ingresos de este sector y poder abastecer a todas las regiones del país con productos saludables de buena calidad.