Del pueblo de la miel para todo el país

MEPAO, la primera cooperativa apícola en Metán, la ciudad de la miel, recibió su matrícula nacional


“Feliz seré si vuelvo a ver aquellos cielos de Metán, dorada paz esplendorosa, concierto de la inmensidad…” (Las noches de Metán)
Así dice en una de sus estrofas la zamba escrita por León Benarós y Eduardo Falú. Este último supo pasar gran parte de su infancia en Metán, una ciudad ubicada en el sur de la provincia de Salta. Allí en marzo último nació la Cooperativa Apícola MEPAO cuando recibió la matrícula número 58914.

El nombre de la cooperativa tiene su procedencia en dos voces nativas, “mep” que en la voz lule significa miel, y en la lengua calchaquí "ao" significa lugar o pueblo; lo que unidas Mepao es "pueblo de la miel".

MEPAO es la primera cooperativa apícola en Metán, la ciudad de la miel. Este producto tiene una alta demanda y lo que actualmente se produce no alcanza para abastecer el mercado salteño. Además, es sabida la importancia de las abejas en el ecosistema y lo amenazadas que están en el mundo con la fumigación a mansalva con productos químicos y altamente tóxicos, que algunos agricultores utilizan. Por eso es doble el valor de esta cooperativa.

La entidad está integrada por diez socios, todos ellos avezados apicultores. Está presidida por Claudio Quiroga, quien forma parte de la actividad desde hace más de 25 años y el año pasado le produjo 3.000 abejas reina a la importante apícola Gerardi de la provincia de Buenos Aires. Ahora Quiroga está entusiasmado con el nuevo proyecto.

La historia la cuenta el mismo presidente de la cooperativa MEPAO: “Todo nació en la cena familiar de las fiestas de 2019 cuando mi esposa me planteó hacer algo más con la apicultura y le planteó a mi cuñada que nos ayudara. Ella consiguió una entrevista con el ministro de Producción de la Provincia, Martín de los Ríos y él nos propuso que creáramos una cooperativa. Si bien yo era medio individualista, vi la oportunidad de hacer algo más colectivo. Allí fue cuando pensé de armarla, pero, hacerla con gente que fuera “del palo” para no fracasar. Llamé a un amigo con quien nos iniciamos como apicultores juntos, Jorge Valencia y enseguida me dijo que sí. Hoy es el secretario de la cooperativa. Así fue como convocamos a otros apicultores que se sumaron”.

Presentaron los papeles en abril del año pasado y al año recibieron la matrícula, hoy cuentan con 700 colmenas que son propiedad de los socios y las aportan a la cooperativa.

Están en búsqueda de financiamiento para obtener 500 colmenas que puedan tenerlas en un mismo lugar. En caso de obtener ese objetivo podrían estar produciendo cerca de 40.000 kilos de miel, generando más ingresos y trabajo.

Tienen previsto lanzar próximamente miel ya envasada con la marca MEPAO. Por lo pronto, para el próximo 20 de mayo, que se celebra el día de la abeja, tendrán un stand en la ciudad de San José de Metán para mostrar su producto. Además están preparando un curso de apicultura para los vecinos (y de las ciudades aledañas que quieran participar) para crear nuevos apicultores. Quizá, pronto sean socios que se sumen a la cooperativa continuando con el crecimiento vertiginoso.