Defensa y Salud recibieron la donación de Estados Unidos de cápsulas de aislamiento para pacientes con Covid-19

Los ministros de Defensa, Agustín Rossi, y de Salud, Ginés González García, presidieron esta mañana el acto de donación de 22 cápsulas de bioseguridad destinadas al traslado de pacientes con Covid-19 de manera segura. La iniciativa se concretó por un convenio de trabajo entre el programa de asistencia humanitaria del Departamento de Estado de Estados Unidos y el Ministerio de Defensa nacional.


“El flujo de cooperación en el área de defensa entre Argentina y Estados Unidos es un flujo creciente que siempre fortalecemos y que seguramente se irá intensificando en el tiempo”, afirmó Rossi durante el encuentro que tuvo lugar en la sede de la Dirección Nacional de Emergencias Sanitarias (DINESA), en el barrio porteño de Palermo.

El funcionario agradeció esta entrega, que en el actual contexto de pandemia “adquiere un significado particular” y permite “el equipamiento de nuestras Fuerzas Armadas para que puedan continuar brindando asistencia ante la demanda de la población en todo el país”.

En tanto, el titular de Salud destacó: “El gobierno nacional tiene a sus ministerios trabajando conjuntamente, como es el caso de Salud y Defensa, y es un recurso interesante que vamos a distribuir entre todas las provincias. Esto enaltece la idea de un compromiso social y mundial y la solidaridad internacional”.

En representación de Estado Unidos asistió la Encargada de Negocios, MaryKay Carlson, quien consideró que “esta donación representa un símbolo de la cooperación creciente entre nuestros países y nos recuerda que la región es más segura y próspera cuando Estados Unidos y Argentina trabajan en conjunto”. Allí también aseguró que con esta donación “se protegerá a los socorristas argentinos que enfrentan heroicamente la pandemia”.

La utilización de estas cápsulas -de las cuales 10 fueron adjudicadas a Defensa y 12 a Salud- permite evitar el contagio de las personas que intervienen en el traslado de pacientes, ya sea personal médico y de cabina como choferes de ambulancia, camilleros, pilotos y personal de vuelo.

Su cabina cerrada y la presión negativa en el interior impide la posibilidad de fuga de aire contaminado al exterior, brindando así una correcta ventilación del paciente y evitando la acumulación de dióxido de carbono. Los equipos funcionan a baterías con una autonomía de cinco horas continuas. También, se entregaron 13 generadores de ozono para la desinfección de ambientes reducidos.

Estas modernas camillas de bioseguridad refuerzan la estructura del sistema sanitario militar ya que además permiten el traslado de pacientes con otras enfermedades infectocontagiosas como hantavirus, ébola, fiebre amarilla, o contaminación química y/o radiológica.

Estuvieron también presentes la coordinadora de Salud de las FFAA, Marcela Ovejero junto al titular de la Fuerza Aérea, brigadier Mayor Xavier Isaac; el segundo Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas, contralmirante Carlos Maria Allievi; el director de Sanidad Conjunta, coronel Juan Medina; los directores de Salud del Ejército, general de brigada Miguel Ángel Juarez; de la Armada, contraalmirante Dario Sachetti; y de la Fuerza Aérea, brigadier Rodolfo Villamondegui; entre otras autoridades.