D’Alessandro participó de un foro en el que se debatieron los modelos de ingreso mínimo universal aplicados en distintos países

 


La directora de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D’Alessandro, participó hoy de un foro virtual internacional en el que se debatieron los modelos instrumentados por distintos países de América latina para establecer un ingreso mínimo de emergencia en el contexto de la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del COVID-19.

Del webinar, titulado “Por un Ingreso Vital: Perspectivas Internacionales” y organizado por el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano y el movimiento Nosotrxs de México, participaron legisladoras, legisladores y funcionarias de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, España, Perú y Uruguay.

Durante su exposición, D’Alessandro se refirió al caso de Argentina y destacó que la pandemia terminó por correr “el velo de desigualdades que son estructurales” en el país, y mencionó las “brechas de género, de acceso a la tecnología, a la infraestructura habitacional y al agua potable” expuestas en esta crisis, así como “la desigualdad gigantesca en los mercados laborales” de toda la región.

“Hoy las mujeres son mayoría en las filas del desempleo y la precarización laboral, y además están sobrerepresentadas en los deciles de menores ingresos”, sostuvo la funcionaria. Asimismo, precisó que “una de cada cinco mujeres en la Argentina trabaja como empleada doméstica, que son, además, quienes reciben menores salarios y tienen los mayores niveles de informalidad laboral”.

En ese sentido, D’Alessandro destacó que el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), la política que implementó el Gobierno para asistir al sector más vulnerable de la población mediante el pago de un bono de 10.000 pesos, se pensó haciendo foco en ese segmento informal al que el Estado todavía no había logrado llegar, pese “al gran sistema de protección social existente en la Argentina”.

“Hoy casi 9 millones de personas reciben el IFE” y “el 55,7 % de ellas son mujeres”, enfatizó D’Alessandro, al tiempo que puso de relieve la decisión del Gobierno nacional, anunciada ayer, de instrumentar una nueva ronda de ese beneficio en todo el país.

La Directora también resaltó que gracias al IFE, “se logró contener en 10 puntos la indigencia”. “Casi cinco millones de personas se iban a sumar a las filas de la indigencia si no implementábamos esta política”, subrayó.

Destacó también que, como efecto colateral de la aplicación del IFE, el Estado se vio obligado a “desplegar una estrategia de inclusión financiera muy grande”, logrando “bancarizar a casi 4 millones de personas” para que pudieran acceder al beneficio.

Por último, D’Alessandro convocó a los disertantes a pensar respuestas para terminar con la desigualdad e iniciar un nuevo camino en la redistribución del ingreso en América latina. “La desigualdad se combate con la redistribución, que significa que quienes más tienen deben ser solidarios con los que menos tienen”, concluyó.

Del foro virtual participaron también por Argentina la senadora Norma Durango y la diputada Mónica Macha, ambas del Frente de Todos.

foto portada
Descargar