Cumbre de Población en El Cairo: “no dejar a nadie atrás”

La Argentina ha registrado importantes avances para el cumplimiento y seguimiento del Programa de Acción. Fuente: clarin.com


Por Gabriela Agosto para clarin.com

En noviembre pasado en Nairobi, Kenia, gracias al apoyo del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) nos dimos cita representantes de los estados, líderes de organizaciones no gubernamentales y del sector privado de los países miembros de la Naciones Unidas, para reafirmar nuestro compromiso con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD), con el Consenso Regional de Montevideo y con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (ODS).

Nuestro país presentó un documento consensuado entre el Estado y la sociedad civil con 25 compromisos. Entre ellos se destacan las intenciones de garantizar derechos vinculados a salud, reproductivos, de educación sexual integral y de las personas LGBTTTIQ+, la eliminación de todas las barreras en el acceso a la justicia y el fortalecimiento de los instrumentos y las acciones para el cumplimiento y la garantía efectiva de derechos. Ello, con especial énfasis en grupos en situación de vulnerabilidad como migrantes, personas con discapacidad, pueblos indígenas, entre otros, para asegurar la no discriminación en todas sus formas.

La Argentina ha registrado importantes avances para el cumplimiento y seguimiento del Programa de Acción. Entre los últimos, se destacan la implementación del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA), el Plan Nacional de Primera Infancia, el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia hacia las Mujeres (2017-2019).

De cara al Censo Nacional 2020, y con el propósito de visibilizar las lagunas de información en relación con los grupos sujetos a condiciones de discriminación histórica, se incorporan preguntas referentes a la identidad de género de las personas o a las raíces de la población afro descendiente.

Sin embargo, nos queda mucho camino por recorrer para hacer efectivos los derechos. Es crucial promover las especificidades en las políticas públicas que promuevan la equidad y contemplen las diversas interseccionalidades a la que está sujeta la población.

Ante esta situación, la Argentina se comprometió a continuar intensificando los esfuerzos para movilizar recursos, a fin de asegurar el financiamiento e implementación efectiva, acelerada y plena del Programa de Acción y de la Agenda 2030.

Cabe tener presente que la Agenda 2030 es el acuerdo más ambicioso de la comunidad internacional. Este plantea un nuevo paradigma de desarrollo al integrar las dimensiones económica, social y ambiental. Es por ello, que para alcanzar las metas de los ODS es requisito indispensable el compromiso y participación de todos los actores (sindicatos, sociedad civil, sector privado, academia, entre otros) a fin de que esta Agenda se constituya en una política de Estado de largo plazo.

Los 17 objetivos, con sus metas e indicadores de seguimiento, representan una hoja de ruta que nos obliga a pensarnos, repensarnos y reflexionar para gestionar con base en la evidencia y el consenso. El camino de El Cairo a Nairobi nos compromete a seguir trabajando unidos como sociedad para convertir en realidad la aspiración de “que nadie se quede atrás”.

Gabriela Agosto es Socióloga. Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación.

Fuente: Diario Clarín