Culminó el ciclo “Lo que vendrá: pensando juntos el futuro”

Esta última entrega, organizada por la cartera de Ambiente, contó con la participación de dos especialistas que conversaron sobre los parques nacionales como política ambiental, las áreas marinas protegidas y el manejo del fuego.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Nación, a cargo de Juan Cabandié, presentó la última edición del del ciclo de charlas virtuales “Lo que vendrá: pensando juntos el futuro”, que moderó el periodista especializado en ambiente, Sergio Elguezabal. En esta oportunidad, Mercedes Santos, directora Nacional de Áreas Marinas Protegidas de la Administración de Parques Nacionales, y Lorena Ojeda, directora Nacional de Operaciones y Logística del Servicio Nacional de Manejo del Fuego; conversaron sobre los parques nacionales como política ambiental, las áreas marinas protegidas y el trabajo en la prevención y el combate de los incendios forestales.

El primer tema abordado giró en torno de los parques nacionales. Al respecto, Mercedes Santos sostuvo que, como áreas protegidas “nos dan a las personas el derecho a habitar ambientes sanos”. Su creación puede tener por objetivo la “conservación de la biodiversidad”, que los ecosistemas cuenten con “estabilidad y capacidad de recuperación” o la “preservación de especies amenazadas”, entre otros. En lo que respecta a las áreas marinas protegidas, Santos las definió como “una región en el mar” en la que se piensa “no sólo en preservar una especie” sino “a todo el ecosistema” porque se las concibe “de forma holística, como un todo”. “Las áreas marinas protegidas proveen conocimiento que es central para la toma de decisiones en esas regiones. Ordenan a los actores, el conocimientos y las acciones”, afirmó la funcionaria de Parques Nacionales.

Luego, la investigadora destacó que a diferencia de otros lugares del mundo, en nuestro país los ecosistemas marinos protegidos “se encuentran en buen estado de conservación”. No obstante, requieren de “distintas medidas de conservación y manejo”, especialmente de los bioindicadores de pesca. De acuerdo a lo estimado por Santos, “en la Argentina la superficie de áreas marinas protegidas asciende a un 8 o 9 % aunque también hay distintas iniciativas que están en proceso de revisión”. Entre ellas, destacó “un proyecto de ley para la inclusión del Agujero Azul, a unos 800 kilómetros del talud continental”, que es una zona de alta biodiversidad, sobre la que se está “terminando de recabar información” porque “mucha es inferida” y se trata de una zona donde hay mucha pesca. “Desde nuestra Dirección, nos interesa que los procesos sean participativos, que podamos tener la información de base sobre esas áreas marinas y conocimientos de los distintos sectores involucrados para comprender los valores, la conservación y cuáles los posibles conflictos para resolverlos”, concluyó Mercedes Santos.

Por su parte, Lorena Ojeda resaltó que “la educación es una herramienta clave para comprender qué debemos proteger y para qué” como también para que “no se repitan incendios y evitar pérdidas”. Para la funcionaria del Sistema Nacional del Manejo del Fuego, si bien existen procesos culturales ancestrales asociados al uso del fuego, es preciso que se conozca “cuándo se puede aplicar, cuándo no y porqué”. Resaltó además, que durante este año se contó un fenómeno climático como “la Niña” que se caracteriza por “acentuar las sequías o las lluvias”. En este sentido, reconoció que al “mal uso del fuego” y al “cambio climático”, se pueden sumar “otros factores que pueden complejizar” la situación como “alguien que necesite limpiar un terreno, una isla o terrenos fiscales para intereses propios”. Cabe destacar que Ojeda se ha destacado por su trayectoria y participación activa como brigadista en el combate de diversos incendios forestales del país, incluso en los este año en el delta del Paraná.

En lo que atañe al Servicio Nacional de Manejo del Fuego, Ojeda afirmó que entre las funciones se destaca brindar apoyo a las provincias para que cada jurisdicción establezca sus “prioridades y necesidades en base a su plan”. Asimismo explicó que “no todas las provincias están en condiciones de responder de la misma manera ante una emergencia”. De ahí que ese organismo “brinda apoyo a las jurisdicciones y a la Administración de Parques Nacionales para el desarrollo de planes de contingencia”. Al mismo tiempo, puntualizó que “en los últimos años los ejidos urbanos han crecido y complejizado los incendios de interfase y el peligro de vivienda”, por lo que el Servicio de Manejo del Fuego, entre otras tareas, también se ocupa de dar capacitaciones de prevención a las provincias.

Hacia el cierre, ambas invitadas reflexionaron sobre porqué es necesaria una política pública para los parques nacionales y sobre la importancia que las argentinas y los argentinos conozcan y valoren estos bienes naturales. Mercedes Santos dijo: “Tenemos ecosistemas maravillosos y únicos, otros con problemas por resolver como lo que está enfrentando Lorena y toda la gente que trabaja con ella”. Destacó la necesidad de trabajar en “una política pública integrada entre todos los ministerios de gobierno, con todos los actores que tienen injerencia en la conservación, para que tengamos una mirada común a largo plazo y trabajar en pos de preservar los sitios maravillosos que hay en nuestro país”.

En la misma línea, Lorena Ojeda afirmó: “Recorrer nuestro país y sus paisajes permite entender que no somos el centro del ambiente, sino una parte”, a lo que agregó, “si la naturaleza no está en equilibrio lo único que hacemos es complicarnos la existencia. Debemos apostar a los niños, a las generaciones futuras”.