"Cuando me empezaron a trasfundir plasma, me entró el mundo por los pulmones"

El testimonio de Marcelo Lahitte, paciente recuperado de COVID-19, quien fue tratado con plasma de convalecientes en nuestro Hospital.


Marcelo Lahitte tiene 57 años, es Trabajador Social y es el papá de Lautaro y Agustín. El 19 del mes pasado, se internó en nuestro Hospital presentando un cuadro de neumonía, al cual después se le sumó el diagnóstico positivo de COVID-19. "No tuve miedo; cuando uno tiene cierta edad y pasó tantas cosas en la vida, aprende a ver con otros ojos", relata hoy, ya desde su casa, con la voz serena. Estuvo 21 días internado, y su proceso contó con el tratamiento de plasma de convalecientes. "La noche que me trasfundieron, en el mismo momento que ingresaba el plasma a mi cuerpo, la sensación fue de alivio, de placer, es difícil explicarlo pero fue increíble. A la mañana siguiente, me sentía muy bien" transmite, y agrega que, durante los días de internación, trató de mantener su buen humor y una actitud positiva frente a lo que estaba pasando. "Estaba con mi vieja radio chiquita escuchando las noticias, y era como tener Netflix para mí" cuenta, y se lo escucha reír.

Marcelo es uno de los tantos pacientes recuperados en nuestro país de COVID-19, que fueron tratados con plasma de convalecientes. Su experiencia da cuenta de la importancia de donar plasma: "Creo que es importante que las personas estén informadas, pero que no tengan miedo: Hay que donar". Esta semana comenzará su propio proceso para ser donante también, y promete volver al Hospital para agradecer a todo el equipo de salud que lo atendió y contuvo en esos días solitarios, cuando esté permitido abrazar: "Me trataron de una forma maravillosa, con gestos que eran un mimo al corazón. Estoy muy agradecido".

La historia de Marcelo da cuenta no solo del invaluable trabajo que están realizando los equipos de salud en tiempos de Emergencia Sanitaria y de lo importante que es el compromiso colectivo en las acciones de cuidado individual, sino también de lo crucial que se vuelve donar plasma para la recuperación de pacientes que están afrontando esta enfermedad ahora.

"Yo de todo paso siempre raspando, pero que mi historia sirva para que más gente done, para que sepan que podés recuperarte. Contar que estoy en casa y bien es también mi gratitud para los/as médicos/as y enfermeros/as que me curaron", agrega Marcelo, con la alegría de haber podido superar esta adversidad de la vida también.-