Cuando los jueces dirigen las audiencias se logran acuerdos en casi la mitad de los juicios


El 49% de los 12.600 juicios civiles terminados en 14 jurisdicciones entre agosto de 2016 y junio de este año, y que fueron tramitados oralmente con la presencia efectiva del juez en más de 28 mil audiencias, concluyeron con acuerdos entre las partes y no con una sentencia del magistrado.

Esa alta tasa de acuerdos alcanzados en los juicios civiles que se tramitaron oralmente es el resultado más saliente que presenta el Informe Nacional de Oralidad Efectiva en la República Argentina publicado por el Programa Justicia 2020 dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

En 14 de las 15 jurisdicciones de todo el país que implementan la oralidad civil efectiva se desarrollaron en el período estudiado poco más de 28.000 audiencias (unas 18.900 preliminares y más de 9.500 de vista de causa) con un cambio de paradigma fundamental: la presencia efectiva del juez.

Los resultados publicados corresponden a las provincias de Buenos Aires, San Luis, Formosa, Mendoza, Santa Fe, Entre Ríos, Tucumán, Santiago del Estero, Chaco, San Juan, Tierra del Fuego, Córdoba, Chubut y la Justicia Nacional Civil de la Ciudad de Buenos Aires. De Corrientes no hay resultados dada su reciente incorporación al sistema el pasado 1 de junio, mientras que Neuquén y Misiones ya están próximas a implementar la oralidad efectiva en los procesos civiles.

“La tasa de conciliación -que surge de conocer cuántos juicios finalizan por acuerdo sobre la cantidad total de los casos finalizados- alcanzó el 49%. En términos nominales implica que de los más de 12.600 juicios terminados entre las 14 jurisdicciones, más de 6.000 finalizaron por acuerdo y no con una sentencia del juez”, dice el informe publicado por la cartera que conduce Germán Garavano.

El responsable de la iniciativa, Hector Chayer, indicó que “si bien este resultado ya se observaba durante el primer y segundo año del proyecto, a casi tres años de su inicio y ya con 15 jurisdicciones aplicando esta modalidad, podemos hablar de una tendencia bien definida, que impacta muy positivamente en el ciudadano que presenta su conflicto ante un juez. Reformar la justicia es entregar resultados diferentes a los ciudadanos.”

El Informe Nacional de Oralidad Efectiva se realiza con la información que los distintos poderes judiciales involucrados comparten con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, en el marco de convenios celebrados para impulsar en conjunto estos proyectos.

Para quienes deben ir a la justicia por un conflicto, el acuerdo implica que su proceso se resuelve en menor tiempo y con una decisión de mayor calidad, dado que no hay necesidad de una sentencia dictada por un juez. Y en materia de convivencia democrática, colabora con lograr sociedades más justas y pacíficas.

La implementación por parte de 14 provincias y la justicia civil nacional significa que, hasta junio de 2019, unos 404 jueces del país (45,5% del total) utilizan esta novedosa herramienta de gestión que permite brindar una mejor respuesta a los ciudadanos que tramitan juicios tales como daños y perjuicios por accidentes de tránsito, demandas por mala praxis, cumplimiento de contratos y desalojos, entre otros conflictos típicos.

Asimismo, la publicación destaca que con más de 12.600 causas finalizadas la duración media de los juicios que tramitan por oralidad es de **16 meses*. En términos porcentuales, el 68% de los juicios finalizaron en menos de dos años y el restante 32% en menos de uno.

Y si solo se toman en cuenta los procesos iniciados un año o menos antes de la implementación de la oralidad efectiva en la jurisdicción, la duración entre inicio y resolución entonces se reduce a 13 meses.

Los resultados obtenidos continúan con la tendencia reflejada en los informes anteriores, lo que implica que con nuevas jurisdicciones aplicando la oralidad efectiva y más causas tramitando en aquellos donde ya se encuentran en pleno trabajo, la metodología y dinámica aplicada se observan como sostenibles en el tiempo.

Satisfacción ciudadana

Al encuestar a más de 19 mil ciudadanos (usuarios y abogados) a la salida de las audiencias en torno a su satisfacción con la oralidad, más del 99% manifestó que está satisfecho con el trato recibido y el 94% con la duración del proceso.

En temas específicos del ejercicio de la profesión los abogados también mostraron su satisfacción: el 97% respondió que está conforme con la depuración de la prueba realizada en el juicio y más del 96% con los intentos conciliatorios realizados por el Juez.

En el marco de la política de gobierno abierto del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, los datos primarios con los cuales fueron elaborados los informes de la Provincia de Buenos Aires y de Santa Fe se encuentran disponibles en la plataforma de datos abiertos y pueden descargarse para estudios académicos u otros fines. En ese sentido, la suma de las audiencias celebradas entre ambas provincias llega casi al 60% del total en las jurisdicciones que trabajan con la dinámica de la oralidad efectiva, lo que implica contar con una muestra de gran densidad para la exploración y explotación de datos.

La gestión de los procesos civiles a través de la oralidad efectiva se estructura en dos audiencias a cargo directo del juez: una inicial o preliminar (orientada a depurar la prueba y organizar su producción) y una audiencia de vista de causa o de prueba concentrada videograbada. Estas audiencias se introducen en la práctica procesal a través de protocolos consensuados por los jueces, sin modificar los códigos procesales vigentes.

Informes Oralidad Efectiva