[CÓRDOBA] - La Mesa de Asociativismo de Mendiolaza organiza una experiencia de compras comunitarias que piensa ampliar a todo el corredor de Sierras Chicas

“Decidimos comprar un martes, el miércoles cerramos la compra  y el sábado estábamos entregando, lo difundimos por la radio, las redes sociales y whatsapp, y rápidamente pudimos tener pedidos suficientes y con el 90 por ciento cobrado por anticipado”


“Decidimos comprar un martes, el miércoles cerramos la compra  y el sábado estábamos entregando, lo difundimos por la radio, las redes sociales y whatsapp, y rápidamente pudimos tener pedidos suficientes y con el 90 por ciento cobrado por anticipado”, relata Melina Catraro, de la Asociación Civil Comisión Vecinal Barrio Lomas de Mendiolaza, sobre la experiencia de compra comunitaria de quesos, que inauguró el proyecto de un Nodo de Compras que busca abastecer con alimentos sanos y a precio justo a los vecinos de esa localidad cordobesa de 12 mil habitantes.
La idea surgió en la  Mesa de Asociativismo y Economía Social de Mendiolaza, uno de los 68 grupos asociativos que ya están funcionando en 14 provincias acompañados por el programa INAES en las Calles. El sistema ya tiene pautada la segunda entrega esta semana, esta vez de 500 kilos de yerba de una cooperativa misionera.
La propuesta busca acercar una oferta de alimentos que no se producen localmente, pero al mismo tiempo  también agregar a productores locales que vayan surgiendo de un mapeo que la Mesa tiene planeado realizar para contactar y ofrecerles participar de la iniciativa colectiva. En esta experiencia participa activamente la Asociación Civil Bomberos de Mendiolaza, que aporta el predio para la entrega de los alimentos.
Pablo Montemurro, titular de esa organización es otro de los referentes de la Mesa de Asociativismo local. “Pensamos integrar a esta experiencia al resto de las Mesas de la zona de Sierras Chicas, ya estamos en contacto con los coordinadores  de Unquillo, Villa Allende y Río Ceballos porque son localidades con problemáticas similares y queremos generar un movimiento de compras comunitarias mucho más amplio al que se puedan ir integrando otras localidades vecinas”, explica Montemurro.