Convenio con FeSiMuBo para la formación sindical de 350 municipales bonaerenses

En el marco del Programa de Apoyo a la Formación Sindical el ministro Tomada y el secretario general de esta federación, Rubén García, firmaron un convenio para la formación de 350 subdelegados, delegados sindicales y miembros de comisiones directivas de cada uno de los sindicatos que la conforman.


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, junto al secretario general de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo), Rubén García, firmaron un convenio para la formación de 350 subdelegados, delegados sindicales y miembros de comisiones directivas de cada uno de los sindicatos que conforman la Federación

en el marco del Programa de Apoyo a la Formación Sindical.

Durante la rúbrica, de la que participaron también el coordinador de Apoyo a la Formación Sindical, Ricardo Gringras, y el diputado provincial miembro de FESIMUBO, Hernán Doval, Tomada destacó el compromiso de la Federación y sostuvo que “este nuevo convenio con los empleados municipales es fundamental para que todos los trabajadores se capaciten y puedan conocer sus derechos, sobre todo en la temática de la negociación colectiva.”

A su vez, Rubén García, titular de la FeSiMuBo, resaltó que “toda la vida buscamos y luchamos por la negociación colectiva del trabajador municipal. Con la sanción y promulgación de la ley, hemos avanzado muchísimo y gracias a estos convenios firmados, estamos capacitando para aprender sobre este derecho restituido.”

El Programa de Apoyo a la Formación Sindical (PAFS) está orientado a apoyar el fortalecimiento de los sindicatos por medio de la formación de sus militantes, cuadros medios y dirigentes. A la vez, permite fomentar en todo el territorio nacional el debate sobre la necesidad y los alcances de la formación de cuadros político-sindicales para el fortalecimiento de la democracia, como también la creación de áreas permanentes dedicadas a esa problemática dentro de las organizaciones sindicales.

Es de gran importancia el carácter estratégico de la formación sindical y la necesidad de darle un marco formal dentro de las propias estructuras de las organizaciones sindicales.