Control y fiscalización del empleo en las principales zonas turísticas

El Ministerio de Trabajo pondrá en marcha el próximo lunes una nueva etapa del Plan Nacional de Regularización del Trabajo, con inspecciones en varios distritos turísticos de todo el país.


El Ministerio de Trabajo pondrá en marcha el próximo lunes una nueva etapa del Plan Nacional de Regularización del Trabajo, con inspecciones en varios distritos turísticos de todo el país.

“Damos a conocer las fechas y los destinos porque nuestra intención no es sorprender a los empresarios, los buenos empleadores, que son muchos, pueden estar tranquilos“, explicó el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, durante una conferencia de prensa.

El ministro señaló que el objetivo que persigue su cartera es que “los malos empleadores se den cuenta de que el trabajo en negro no es más barato y eso sólo se logrará cuando la fiscalización llegue a todo el país”.

Este verano los controles estarán en los principales centros turísticos. Por caso, en Córdoba se realizarán inspecciones en el Valle de Punilla, en Calamuchita y Traslasierra; mientras que en San Luis llegarán a Merlo, el Valle de Conlara, Mercedes, la capital provincial y el circuito turístico.

Los inspectores del Ministerio estarán también en la Quebrada de Humahuaca en Jujuy, en Salta capital y Cafayate; en Bariloche, San Martín de los Andes, Junín de los Andes y Villa la Angostura.

En la costa atlántica los operativos ya comenzaron y están a cargo del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires.

En cambio, en la Ciudad de Buenos Aires se realizarán controles coordinados con la autoridad nacional en locales de espectáculos nocturnos, turismo y servicios de transporte, particularmente en la terminal de ómnibus de Retiro.

“Esta es la primera vez que se reduce el trabajo en negro en la Argentina, se dio un cambio de tendencia y eso es consecuencia de la decisión del Gobierno de poner este tema como central en la

agenda“, señaló Tomada.

El ministro recordó además que esta reducción del trabajo en negro se explica además porque “los nuevos puestos de trabajo que se están creando son mayoritariamente de empleo en blanco”.

El objetivo de la cartera laboral es llegar este año a las 200.000 inspecciones, para lo que amplió el presupuesto asignado a los controles del empleo en negro a 30 millones de pesos.

“En este primer tramo aspiramos a controlar unas 10.000 empresas con 50.000 trabajadores“, explicó la secretaria de Trabajo, Noemí Rial.

Para Tomada, la “base para la reducción del empleo en negro es el control y la fiscalización, pero además estamos trabajando en otras medidas como la simplificación registral para facilitar la regularización de los trabajadores”.

Las multas que deben pagar los empresarios que tengan trabajadores en negro van de los 1.500 a los 6.000 pesos, pero si el empleador reconoce al trabajador antes de que se sustancie el sumario correspondiente por la irregularidad, ese monto se reduce significativamente, a sólo 300 pesos.

En los primeros once meses del año la cartera laboral controló 25.685 empresas con 101.345 trabajadores, y detectó infracciones en el 47 % de las compañías, con un 28 % de los trabajadores no registrados sobre el total de los verificados.

Luego de la inspección, el 34 % de los trabajadores fueron regularizados por sus empleadores antes de la audiencia de descargo.

Según los datos del Plan Nacional de Regularización del Trabajo, Neuquén es la provincia con mayor porcentaje de trabajadores en negro, con un 76 %, seguida de Jujuy (66 %), Río Negro (58 %), San Juan y Formosa, las dos con un 55 % del empleo no declarado.

En la vereda de enfrente, las estadísticas ubican a Tierra del Fuego sin empleo en negro, aunque con la salvedad de que sólo se realizaron en esa provincia dos inspecciones; mientras que La Pampa y Córdoba exhiben un nivel de empleo irregular del 8%, aunque con una mayor cantidad de inspecciones.