Control a más de 5000 transportes en rutas del centro y norte bonaerense

Las inspecciones, realizadas por personal especializado del Centro Regional Pampeano, tienen como objetivo corroborar el estado higiénico sanitario de los alimentos.


Chivilcoy, (Buenos Aires)El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) realizó, durante el 2019, un total de 179 inspecciones en ruta, controlando un total de 5.373 transportes con productos y subproductos de origen vegetal, sustancias alimenticias y animales en pie.

Los controles fueron en las rutas nacionales y provinciales número 5, 7, 9, 41, 50, 51, 188 y 205, en jurisdicción de las localidades de San Pedro, Rojas, Zárate, Baradero, Lincoln, General Pinto, Mercedes, 9 de Julio, Pehuajó, Trenque Lauquen, Florentino Ameghino, Chacabuco, Vedia, Roque Pérez, Suipacha, Chivilcoy, Ramallo y San Nicolás.

Durante los procedimientos se labraron 234 actas, al encontrarse infracciones como: habilitación vencida del “camión jaula”, incumplimiento de las exigencias técnicas-sanitarias en acoplado con animales en pie, falta de Documento de Tránsito Vegetal (DTV) y de Documento de Tránsito Electrónico (DTE), falta de Libreta Sanitaria Equina y de caravanas en los bovinos transportados.

Además de comprobar obstrucciones en las aberturas laterales del transporte con animales en pie, las malas condiciones higiénicas-sanitarias del vehículo y la anulación de la cadena de frio en el traslado de alimentos (como quesos y mozzarellas) destinados al consumo humano.

En algunos casos y ante la inconsistencia de la documentación presentada, se procedió a decomisar y destruir las plantas y frutas cítricas para preservar el estatus sanitario de la provincia de Buenos Aires, en el marco de las acciones de prevención propuestas por el Programa Nacional de Control y Erradicación del HLB. -Es importante resaltar la obligatoriedad del Documento de Transito Vegetal (DTV-e) para el traslado de fruta cítrica a lo largo de todo el país-.

También se decomisaron y destruyeron distintos productos cárnicos (como chacinados, carne de cerdo y bovino), por ser transportados sin cumplir con las exigencias sanitarias manifestadas por el decreto 4238/68 del Poder Ejecutivo Nacional y el Código Alimentario Argentino.

En cada uno de los puntos de control seleccionados en forma sorpresiva y aleatoria, el Senasa contó con el apoyo y la colaboración del Comando de Patrulla Rural, la Policía de Seguridad Vial y la Policía propia de cada municipio.

Con este tipo de acciones, el Senasa busca acompañar y concientizar a cada uno de los integrantes (productores, tenedores, intermediarios, transportistas, comerciantes y consumidores) de la cadena agroalimentaria, teniendo como objetivo primordial resguardar tanto la sanidad animal y vegetal, como la inocuidad de los alimentos.