Contrabando de granos: Gendarmería neutralizó el tráfico ilegal de 180 toneladas de soja, maíz y lentejas

En nuevos operativos estratégicos para impedir el contrabando de granos y alimentos que viene realizando la Gendarmería Nacional, la fuerza dependiente del ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Sabina Frederic logró decomisar más de 180 toneladas de soja extrusada, maíz y lentejas que estaban siendo transportadas de manera irregular en la provincia de Salta.


Los procedimientos que posibilitaron neutralizar este delito federal, considerado dentro de los delitos complejos que el Estado debe impedir a través de sus fuerzas federales se desplegaron entre el 13 y el 15 del corriente mes, a través de varios controles llevados a cabo en el kilómetro 1466 de la Ruta Nacional Nº 34, en la localidad salteña de Aguaray.

Allí, los y las trabajadores del Escuadrón 54 y de la Unidad de Delitos Económicos de la Gendarmería, con la participación del personal de la Dirección General Impositiva de la AFIP, detuvieron 6 camiones procedentes de distintas ciudades con destino final a la localidad salteña y fronteriza de Salvador Mazza.

Tal como ha ordenado Frederic para fortalecer el trabajo de las Fuerzas, las y los miembros de la GNA, al inspeccionar los rodados, constataron que el primer camión revisado cargaba 30.000 kilogramos de lentejas, cuyo remito no respaldaba el pesaje ni la dimensión de la carga. El segundo y el tercer rodado llevaban más de 60 toneladas de soja en grano, respecto de la cual el transportista carecía de la Carta Porte obligatoria que permite determinar origen y destino del grano. La Carta de Porte es crucial para la trazabilidad de los granos, pues éstos constituyen, además de commodities, base para alimentos que luego se procesan en el complejo industrial y cuyo origen y destino es crucial para el control de calidad que el Estado debe tener para el cuidado de la salud de la población. Igual situación se dio con el cuarto vehículo, el cual trasladaba 30.000 kilogramos de maíz, constatándose que su Carta Porte se encontraba vencida, por ende, sin la documentación respaldatoria que exige la Administración Federal de Ingresos Públicos (tanto su Dirección General Impositiva como su Dirección General de Aduanas). Los restantes dos camiones transportaban otras 60 toneladas de maíz, con el detalle de que ambos rodados carecían del código de trazabilidad de granos.

Ante esta situación, y realizadas las consultas inmediatas con la AFIP-DGI, se procedió a interrogar a los conductores y a confirmar las irregularidades. Ello habilitó el registro de los cargamentos, la constatación de las cantidades antes mencionadas y el pase a intervención al Poder Judicial para que indicara y guiara las acciones a seguir.

En el operativo intervino la Fiscalía Federal de Oran, el cual ordenó la incautación de los 6 camiones y el total de la carga, como así también los teléfonos celulares correspondientes a cada uno de los involucrados, quienes continuaron en libertad supeditados a la causa.

Es necesario recordar que hace tres semanas se realizó una intensa jornada de trabajo entre la ministra Frederic, la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, las autoridades de la Gendarmería desplegadas en Salta y funcionarias y funcionarios judiciales para fortalecer los operativos, mecanismos de control, trabajo con el Poder Judicial e incremento de las investigaciones criminales y rastrillajes para seguir neutralizando el contrabando en el país. Dado que los resultados de estos operativos de la Gendarmería vienen resultando exitosos, durante el encuentro de trabajo en Salta se compartieron diferentes estrategias de acción, articulación, prevención y sanción contra las organizaciones delictivas que se encuentran detrás de estas acciones ilegales.

En ese marco, Frederic ha explicado la importancia que tiene el accionar de la Gendarmería Nacional, debido a que, “además de recuperar una obligación del Estado, abandonada durante el período 2015 – 2019, viene haciendo operativos muy importantes que han logrado impedir el daño al erario público que produce la violación de la ley penal tributaria, así como la comercialización ilegal de granos. La evasión de los gravámenes que surgen de las ganancias obtenidas mediante la venta de granos, el transporte de éstos sin la documentación respaldatoria, recurren al contrabando, a un delito que impacta en el complejo alimentario nacional, en el complejo agroindustrial argentino y en el control de cambios, pues el posterior blanqueo de la venta clandestina deriva en una capitalización clandestina que es puesta en circulación en el mercado de divisas”.