Construimos veinte cosechas de agua para las comunidades Wichis de Salta

Financiadas por ENOHSA y llevadas a cabo por distintas organizaciones sin fines de lucro se construyeron veinte cosechas de agua a lo largo del Chaco Salteño.


La irrupción de la pandemia puso al descubierto distintas necesidades que debían ser resueltas con urgencia por parte del Gobierno Nacional, las dificultades que tenían ciertas comunidades en el acceso al agua potable fue una de ellas. Un insumo básico que, más allá de cumplir un rol vital en la vida de las personas, en materia de higiene pasó a tener un rol preponderante. Fue con esa premura con la que se llevaron a cabo las cosechas de agua en las comunidades Wichis de Salta.

Estas obras se realizaron a partir de un proyecto elaborado de manera conjunta entre el Gobierno Nacional, el Gobierno de Salta, la Mesa de Gestión del Agua Segura y los jefes comunales para dar respuesta a la grave crisis hídrica que sufría la comunidad Wichi. Puntualmente, se acordó que el ente ejecutor sería la provincia y que el proyecto debía ser llevado adelante por organizaciones no gubernamentales y monitoreado por la Secretaría de Asuntos Indígenas.

Las ONGs seleccionadas fueron:
- Fundación De Alto: una institución comprometida con el mejoramiento de la calidad de vida de la población, el manejo sostenible del ambiente y los recursos naturales.
- Fundapaz: Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz es una organización civil, sin fines de lucro, que desde 1973 trabaja por el desarrollo rural sustentable, con organizaciones indígenas y campesinas, en el norte argentino.
- La Asociación Civil Unión y Progreso: una organización con una marcada trayectoria de trabajo en pos de la conservación del ambiente y de la defensa de los derechos de comunidades originarias y rurales.

En ese sentido, el trabajo coordinado entre las ONGs, con una marcada trayectoria y conocimiento de los actores y territorios, junto al Ministerio de Desarrollo Social de la provincia permitió identificar con certeza aquellas zonas estratégicas donde debían realizarse las cosechas. En la primera etapa se proyectaron 20 cosechas distribuidas a lo largo de la zona de emergencia.

Es necesario resaltar, que para llevar adelante dicho proyecto fueron necesarias la construcción de cisternas con placas de cemento, con una capacidad de 16.000 lts. y de techos colectores de chapas a dos aguas con las respectivas canaletas y caños de transporte. Además, cuentan con bombas de extracción y con estructuras preventivas que permiten mantener las medidas higiénicas y sociosanitarias de la estructura.

Al momento, se llevó a cabo la primera tanda de cosechas que benefician directamente a cientos de familias, evitando de esta manera enfermedades hidrosanitarias y permitiendo que las comunidades puedan elaborar proyectos como huertas e incluso la posibilidad de mejorar las condiciones de su ganado. Siendo sin dudas un gran primer paso hacia un país más justo, inclusivo y sobre todo donde a nadie le falte el agua potable.