Consenso para mejorar las garantías de la inocuidad en la producción de alimentos

Las Buenas Prácticas Agrícolas serán obligatorias para la producción de frutas, a partir del 2 de enero de 2020, y para la horticultura, desde el 4 de enero del 2021.


El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación recuerda que las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) serán obligatorias a partir del 2 de enero de 2020 para la producción de frutas, y del 4 de enero del 2021 para la horticultura, en el marco de una decisión consensuada con las cadenas de valor con el objetivo de dar mayores garantías de la inocuidad para nuestra producción de alimentos.

En este sentido, la cartera agropecuaria nacional lleva adelante una serie de acciones para que los productores de todo el país, implementen las Buenas Prácticas y a su vez poder acompañarlos en el proceso.

La Resolución Conjunta 5/2018 de las Secretarías de Gobierno de Agroindustria y Salud, a través de las áreas de Alimentos y Bioeconomía, y de Regulación y Gestión Sanitaria, estableció la incorporación al Código Alimentario Argentino (CAA), de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) en la producción frutihortícola.

Las BPA frutihorticolas contemplan 7 puntos de cumplimiento obligatorio, referidos a la documentación obligatoria y trazabilidad, uso de productos fitosanitarios, uso del agua, manipulación de alimentos, animales, uso de fertilizantes orgánicos y enmiendas, y asistencia técnica.

A partir de este trabajo que llevó varios años, se desarrolló el programa de "Formador de Formadores" de BPA en frutihorticultura, con el Senasa y el INTA, y la colaboración de los gobiernos provinciales y de distintas áreas y programas del Ministerio.

En este sentido, su objetivo fue la formación de profesionales en todo el territorio nacional, que a su vez puedan multiplicar sus conocimientos por medio de asesores en cada región del país para poder brindar asistencia integral a los productores del sector y poder acreditar la aplicación de las BPA ante el Senasa.

De esta manera se han capacitado a la fecha a más de 1.300 profesionales y técnicos que están al servicio de los productores en todo el país, quienes paulatinamente se van incorporando al Registro Nacional de Implementadores de Sistemas de Gestion de la Calidad Agroalimentaria, creado por la Resolución N°61/2005 y administrado por la Dirección Nacional de Alimentos y Bebidas, a fin de ofrecer garantías adicionales a los productores respecto de los técnicos formados, para colaborar con la implementación.

Además, se firmaron con 17 provincias una carta acuerdo para elaborar planes de implementación de BPA en cada región. Las últimas reuniones se realizaron en el mes de octubre, en Entre Ríos y Santa Fe.

Esto se suma a la participación del Ministerio en la Red BPA, que abarca a todos los cultivos, y en la que participan diferentes actores del sector agrícola-ganadero. Además, se trabaja con distintas entidades rurales que están colaborando con la difusión e información a los productores argentinos.

Las BPA mejoran las condiciones de trabajo de los productores y sus familias, y favorecen la calidad de los alimentos.

Producción frutihortícola

En el país la producción hortícola oscila entre las 8 y 10 millones de toneladas, de las cuales nueve especies (papa, tomate, cebolla, batata, zapallo, zanahoria, lechuga, poroto, ajo) representan el 65%; participan con el 20% otras ocho especies (acelga, mandioca, zapallito, sandía, melón, choclo, berenjena y pimiento). En la cadena productiva se emplean 350.000 personas.

La producción de frutas suma 7.6 millones de toneladas, concentrándose en 2.6 millones de toneladas de uva (con destino diverso), 3.5 millones de toneladas de cítricos (principalmente limón y naranja), 1.1 millón de toneladas de pepita (pera y manzana) y el restante se concentra en carozo (durazno, ciruela y cereza) y berries (arándanos, frambuesa).