Conmemoramos un nuevo aniversario de nuestra actuación en la Guerra de Malvinas

El 22 de mayo de 1982 tuvo lugar el combate aeronaval del guardacostas GC 83 Río Iguazú


La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederick, presidió esta mañana la ceremonia en conmemoración a la actuación de la Prefectura Naval Argentina en la Guerra de Malvinas.

Lo hizo acompañada del Prefecto Nacional Naval, prefecto general Mario Farinon y el secretario de Seguridad, Eduardo Villalba.

Del acto, que se desarrolló en el Helipuerto de la Fuerza ubicado en la Dársena “F” del Puerto de Buenos Aires, participaron el Subprefecto Nacional Naval, prefecto general Jorge Bono, la jefa de Asesores del Ministerio de Seguridad, Cecilia Rodríguez, el secretario de Articulación Federal de la Seguridad, Gabriel Fuks y el secretario de Coordinación, Bienestar, Control y Transparencia Institucional Daniel Fihman.

Las palabras alusivas estuvieron a cargo del jede del Departamento Veteranos de Guerra de la Institución, prefecto mayor (RS-VGM) Osvaldo Aguirre, quien expresó: “El acto que nos convoca hoy ocurrió el 22 de mayo de 1982 y se convocará a lo largo de la historia para rendirle homenaje a las también valerosas acciones llevadas a cabo por el Guardacostas Río Iguazú”.

“Es importante tener presente a los hombres que ya no están con nosotros, los que fallecieron post guerra y ya suman 26 entre oficiales y suboficiales”, prosiguió.

“El pequeño grupo de hombres desplegados en las Islas y el Atlántico Sur supo demostrar coraje, abnegación y valentía, cumpliendo con todas las misiones encomendadas a esta Fuerza Guardacostas”, dijo Aguirre.

Cabe destacar que, el 22 de mayo el 1982, el guardacostas GC- 83 Río Iguazú zarpó con destino a Puerto Darwin en una misión de transporte de piezas de artillería.

Luego de más de tres horas de navegación, el guardacostas fue atacado por dos aviones Sea Harrier.

El entonces cabo segundo José Raúl Ibáñez, maquinista, ascendió a cubierta y observó que su compañero el cabo Julio Omar Benítez yacía muerto al pie de una de las dos ametralladoras.

La otra ametralladora había quedado inutilizada y no había ningún tripulante para reemplazar a Benítez. En ese momento, se produjo un segundo vuelo de los atacantes. Ibáñez apuntó la ametralladora contra el Sea Harrier y disparó incansablemente. El avión fue derribado por el guardacostas.

Es por ello por lo que todos los años, el 22 de mayo, conmemoramos lo que fue el primer combate aeronaval de la historia contemporánea.