Conmemoración del 163° aniversario del fallecimiento del Almirante Guillermo Brown

La ceremonia central se realizó en Casa Amarilla, en la ciudad de Buenos Aires.


Buenos Aires – Este mediodía, en el Departamento de Estudios Históricos Navales, se realizó la conmemoración del 163° aniversario del fallecimiento del máximo héroe naval, el Almirante Guillermo Brown.

La ceremonia fue presidida por el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Contraalmirante Julio Horacio Guardia, acompañado por el Presidente del Instituto Nacional Browniano, Comodoro de Marina (RN) Miguel Ángel De Marco.

Estuvieron presentes autoridades navales, oficiales, suboficiales y personal civil de la Armada e invitados especiales, entre ellos, descendientes del Almirante Brown.

Luego de entonarse las estrofas del Himno Nacional Argentino a cargo de la Banda de Música del Estado Mayor General de la Armada, el Capellán Mayor de la Armada, presbítero Francisco María Rostom Maderna, efectuó una invocación religiosa.

La lectura de las palabras alusivas estuvo a cargo del Capitán de Navío Marcelo Paternostro quien manifestó: “La conducta del Almirante Guillermo Brown a lo largo de su vida nos legó lecciones que nunca debemos olvidar. Cuando las situaciones adversas apremiaban, nos demostró la importancia del ingenio y también del arrojo, la fortaleza de espíritu frente al desánimo y el abatimiento. De esta manera, se convirtió en un símbolo de lo que se puede y debe hacer cuando es firme la convicción en los ideales que se persiguen”.

Finalizada la alocución, el Jefe del Estado Mayor General de la Armada junto al Presidente del Instituto Nacional Browniano colocaron una ofrenda floral frente al busto del máximo héroe naval, mientras la Banda de Música ejecutó un Toque de Silencio en conmemoración a su fallecimiento. Se continuó con la interpretación de la Marcha de San Patricio por ser símbolo del origen irlandés de nuestro máximo héroe naval.

En su primera ceremonia como Jefe del Estado Mayor General de la Armada, el Contraalmirante Julio Horacio Guardia dirigió unas palabras a los presentes en las que destacó: “Los tres aspectos que quería resaltar para los más jóvenes son algunas de las facetas esenciales de la vida del Almirante: como marino al frente de la escuadra, su determinación y compromiso. Ni aún herido abandonó su puesto de mando. Ya en la vida pública, hizo oídos sordos a tentaciones para participar en rencillas internas pensando a la Patria como una sola, de todos y para todos. Y, finalmente, como hombre, como ciudadano en su quinta de Barracas, la sencillez y la modestia que acompañaron todos sus actos hasta el último día, es un ejemplo para los más jóvenes, para los que recién se suman a la Armada, que no pueden dejar pasar desapercibido”.

Finalizadas las palabras del Jefe del Estado Mayor General de la Armada, se dio cierre a la ceremonia.