Confirman la subasta de dos aviones de la empresa de Lázaro Báez


Ciudad de Buenos Aires, 13 de marzo de 2019.- El Tribunal Oral Federal 4 de la Capital Federal ordenó a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) la subasta pública e inmediata de dos aviones de la empresa Top Air SA, del empresario detenido Lázaro Báez.

La Agencia de Administración de Bienes del Estado será la encargada de dar inicio al proceso de subasta pública online de los activos para evitar gastos operativos.

Las aeronaves son propiedad de la firma Top Air SA: una Learjet, modelo 35A, número 418 (matrícula LV-BPL), valuada en U$D 575.000, y una Gulfstream Commander-Rockwell, modelo 690-B, número de serie 11.412 (patente LV-MBY), valuada en U$D 786.300.

Cuando ambas aeronaves fueron decomisadas, se destinaron al Ministerio de Seguridad de la Nación para el traslado de policías para allanamientos urgentes o para detenidos, pero el organismo solicitó a la Justicia devolver los aviones porque su puesta en funcionamiento y mantenimiento significaba un costo muy alto. Por esto, el Tribunal Oral Federal 4 dispuso que ambas naves sean subastadas.

“Estos bienes de la corrupción volverán a la sociedad finalmente. Vale remarcar que perdemos millones de pesos por mes y la ciudadanía pierde dos veces: por el robo perpetrado por los delincuentes y porque después se destinan fondos del Estado a cuidar los bienes de los corruptos y narcotraficantes”, dijo el titular de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, Ramón Lanús.

Actualmente, las aeronaves se encuentran en el aeropuerto de San Fernando sin operar por problemas técnicos y las reparaciones costarían U$D 347.500. Además, se encuentran a la intemperie y expuestas a factores de riesgos.

El paso del tiempo lleva a que el Estado tenga la obligación de sostener los gastos de conservación y cuidado de estos bienes que pierden su valor y se deterioran –aun sin uso-. Por eso, el mecanismo de subastas inmediatas es ágil y eficiente ya que permite rápidamente subastar y ese dinero vuelve a manos del Estado”, agregó Lanús.

Este es un paso que muestra la importancia de la extinción de dominio, para que podamos contar con un mecanismo ágil y transparente que devuelva a la sociedad los bienes del crimen organizado.