Concluyó el primer “Diálogo energético” entre la Argentina y la Unión Europea


Con la presencia de funcionarios de la Secretaría de Gobierno de Energía y de la Secretaría de Agroindustria, concluyó hoy en Bruselas el primer “Diálogo Energético entre la Argentina y la Unión Europea”. Las partes intercambiaron experiencias e identificaron temas de interés mutuo en las siguientes áreas: planeamiento, estrategias y políticas energéticas; energías renovables y eficiencia energética; seguridad nuclear; mercados de electricidad; subsidios; hidrocarburos no convencionales; biocombustibles; y actuación en los foros multilaterales.

En las conclusiones finales de la Reunión Plenaria, se destacaron las coincidencias en la mirada de la Argentina y la UE, y los numerosos puntos de posible cooperación bilateral. Por último, los representantes de la UE y la Argentina celebraron el resultado del Diálogo Energético, se comprometieron a continuar trabajando en los próximos meses en los temas de interés común identificados en la Primera Reunión Plenaria, y acordaron realizar una segunda edición del encuentro el próximo año en Buenos Aires.

La Delegación de la Argentina estuvo encabezada por el Subsecretario de Energías Renovables y Eficiencia Energética, Sebastián Kind, y el Embajador de la Argentina ante la UE, Marcelo Cima, junto a otros diplomáticos y funcionarios del Ministerio de Hacienda y de Producción y Trabajo. Por su parte, la Delegación de la UE estuvo presidida por el Director General de DG ENERGY, Dominique Ristori, junto a un grupo de funcionarios responsables de distintos aspectos de la Política Energética europea.

“Es una oportunidad muy importante para el país para fortalecer los lazos económicos y políticos con la Unión Europea. En cuanto al sector energético, hablamos de un área estratégica para poder encontrar sinergias y complementariedades que nos permitan trabajar en beneficio de nuestras comunidades”, afirmó el subsecretario de Energías Renovables y Eficiencia Energética, Sebastián Kind. “La colaboración internacional en el campo de la transición energética es crucial para poder alcanzar el crecimiento económico y mitigar las emisiones de CO2, principalmente en los países emergentes. La realidad que se nos impone es que no podemos concebir más la energía sin innovaciones que estimulen el crecimiento económico, al mismo que tiempo que nos ocupamos del cuidado del medio ambiente”, agregó el funcionario.