Cómo evitar el fraude por suplantación de identidad en internet

Conocé más sobre el “phishing”, una modalidad utilizada para cometer fraudes en las que supuestos organismos, entidades bancarias o empresas solicitan datos personales y acceso a cuentas desde correos electrónicos, redes sociales o mensajería instantánea.


El “phishing” es una modalidad usada para cometer fraudes en medios digitales por Internet, en la que -bajo la apariencia de entidad bancaria, organismo público o empresa de servicios- se solicitan datos personales y acceso a cuentas electrónicas. El correo electrónico es el medio de propagación más común, pero también hay casos de phishing en plataformas de redes sociales y de mensajería instantánea.

Para evitar ese tipo de fraude, que suele ejecutarse tras acceder a links o enlaces enviados por mensajes y correos, dejamos algunos consejos:

  • No abras correos que no esperabas recibir. Mirá la dirección del mail y chequeá cada letra para ver si es la que figura en la página oficial de tu banco u organización conocida. La misma advertencia debes tener con la URL de los sitios web, es decir, con la dirección de la ubicación de las páginas.
  • No abras links de mensajes mal redactados, con fallas ortográficas o sintácticas, ni descargues sus archivos porque podrían contener un código malicioso.
  • Tampoco realices ninguna acción si recibís un correo que te indica actuar de forma inmediata. Lo primero que debés hacer es comunicarte con la organización del mensaje para corroborar la veracidad del contenido.
  • No reveles nunca las claves personales o bancarias. Ninguna institución las pide por teléfono, mail, una red social ni a través de empleados que vayan a domicilio.
  • En caso de recibir un mail institucional desde una casilla general (como Gmail, Outlook o Yahoo), mejor desconfiar. Las instituciones grandes suelen tener sus propios dominios para las direcciones de correo electrónico, salvo algunos comercios pequeños.
  • Atención a los encabezados genéricos ("Estimada/o cliente; Hola; Buenas tardes, amigo o amiga”), porque de esa forma se suelen expresar los intentos de estafa masiva.
  • Si la contraseña que entregaste en el fraude la usas en otras aplicaciones y/ o servicios, es importante cambiarla rápido, ya que es probable que intenten probarla para obtener más datos tuyos.
  • Si caíste en un fraude online, hacé la denuncia en la entidad que usaron para engañarte; tratá de hacerlo en la Justicia o en la comisaría de tu barrio o localidad. No elimines el correo recibido, ni los enviados, ni los diálogos que hayas tenido con la persona que te contactó porque todo eso podrá ser usado para resolver el caso.