Cómo combatir el malestar por el calor, a partir de un consumo eléctrico consciente


Cuando usamos algunos electrodomésticos a consciencia, podemos reducir el impacto negativo que el calor excesivo provoca en el cuerpo humano. Con esta consigna en mente, y atento a las altas temperaturas que azotan a buena parte del territorio nacional desde comienzos de febrero, el ENRE recuerda buenas prácticas generales, con equipos de aire acondicionado y con ventiladores.

Recomendaciones generales

  • Cuando el sol pega más fuerte, bajá las persianas y desplegá las cortinas de tus ventanas: la penumbra evita el sobrecalentamiento. Entre el atardecer y las primeras horas de la mañana, hacé lo contrario para que el aire fresco circule por el interior de tu casa.

  • Creá corrientes de aire, por ejemplo, colocando ventiladores de pie en ventanas enfrentadas. De este modo, generarás una suerte de túnel por donde desplazar el aire caliente hacia el exterior.

  • Si podés, evitá el uso de computadoras, lavarropas, plancha, horno, hornallas y demás artefactos que producen calor durante las horas pico de temperatura.

Aires acondicionados

  • Dosificá el uso de los equipos de aire acondicionado: encendelos solamente cuando estés o haya alguien en los ambientes climatizados; mantené la temperatura en 24° C; cerrá puertas y ventanas para conservar el frío por más tiempo.

  • Recordá que los aires acondicionados resultan más eficientes en ambientes aislados del calor, es decir, con persianas bajas y cortinas desplegadas.

  • Evitá bajar la temperatura de los equipos para que enfríen más rápido. Es poco efectivo y además aumenta el gasto.

  • Verificá la limpieza de los filtros. De esta variable depende el rendimiento y el consumo del equipo.

Ventiladores

  • Si tu hogar cuenta con ventiladores de techo, no dudes en utilizarlos. A partir de una ventilación más uniforme y por lo tanto eficaz, estos aparatos reducen la temperatura ambiente entre 3 y 5° C, y consumen menos electricidad que los equipos de aire acondicionado.

  • Los ventiladores de pie también ayudan a reducir el impacto del calor y a controlar el monto a pagar por el servicio eléctrico.