Comitiva de la OPS destacó compromiso del Ministerio de Salud en la lucha contra la tuberculosis

La Organización Panamericana de la Salud recomendó mantener y fortalecer la prevención y control de esa enfermedad con recursos que permitan garantizar el cumplimiento de los objetivos y metas de la estrategia “Fin a la TB”, impulsada por la Organización Mundial de la Salud.


Autoridades del Ministerio de Salud de la Nación recibieron la semana pasada a una comitiva de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para monitorear y evaluar la situación epidemiológica de la tuberculosis en Argentina y el trabajo realizado por la cartera sanitaria nacional en torno a esa problemática. En el informe preliminar, los profesionales de ese organismo internacional destacaron la voluntad y el compromiso del Ministerio para luchar contra la enfermedad causada por el bacilo de Koch.

Además de su recomendación respecto del mantenimiento y fortalecimiento del compromiso político a nivel nacional y provincial para la prevención y el control de la tuberculosis, el equipo evaluador de la OPS remarcó la importancia de contar con recursos suficientes que permitan garantizar el cumplimiento de los objetivos y metas de la estrategia “Fin a la TB”, impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 2015. Esta línea de acción, a la que Argentina adhirió, busca reducir la mortalidad por tuberculosis en un 95% para 2035.

La comitiva del organismo internacional —integrada por Rafael López Olarte, Ernesto Montoro, Raimond Armengol, Celia Martínez de Cuellar y Francisco León— resaltó a su vez la calidad de los más de 700 laboratorios que componen la Red Nacional de Laboratorios de Tuberculosis, cuyo número supera el mínimo recomendado por la OMS.

Por otro lado, los profesionales del organismo internacional sugirieron organizar y fortalecer el primer nivel de atención para que tanto el diagnóstico como el tratamiento de la tuberculosis pueda realizarse en el área de residencia del paciente; incrementar la búsqueda de pacientes sintomáticos respiratorios en los servicios de salud; desarrollar estrategias de capacitación al personal de salud y estrategias de información para la comunidad sobre la tuberculosis; y garantizar la coordinación interprogramática entre TB y VIH.

Además de efectuar nuevas recomendaciones, la comitiva de la OPS llevó a cabo un seguimiento a las sugerencias realizadas en anteriores visitas; controló la implementación de las estrategias a las que adhirió el Estado nacional; analizó los programas provinciales de control de tuberculosis, hospitales, laboratorios y centros de salud de las provincias de Buenos Aires, Salta, Jujuy y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

En el último día de su visita, fueron recibidos por el secretario de Promoción de la Salud, Prevención y Control de Riesgos del Ministerio de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, y visitaron la Casa Masantonio— de acompañamiento a usuarios de paco y enfermedades complejas— donde registraron la labor comunitaria llevada a adelante por organizaciones de la sociedad civil y entidades religiosas.

Tuberculosis en Argentina

La tuberculosis constituye uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial.

Según datos ingresados al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) por los programas de tuberculosis de las 24 jurisdicciones, durante 2016 en Argentina se notificaron 10.312 casos de tuberculosis, de los cuales 8.423 fueron nuevos. El 50 % de estos últimos se registró en población en edad productiva (20 a 44 años). Los casos de TBC en menores de 15 años fueron 858, mientras que 721 personas murieron en el año por esta enfermedad en el país.

La TBC afecta de manera particular a las personas cuyo sistema inmunitario se encuentra debilitado. En este sentido, las personas con VIH tienen entre 20 y 30 veces más probabilidades de enfermar de tuberculosis. A nivel mundial, aproximadamente un tercio de las muertes de personas con VIH fueron causadas por esta infección. Durante 2016 en la Argentina se notificaron 661 casos de coinfección VIH-TB, lo que constituye una tasa a 1,52 personas por cada 100 mil habitantes.

La enfermedad

La tuberculosis (TBC) es una enfermedad infectocontagiosa, prevenible y curable, causada por una micobacteria denominada Mycobacterium tuberculosis, conocida como Bacilo de Koch. Esta bacteria puede atacar cualquier parte del organismo, como el cerebro y la columna vertebral, entre otros. Sin embargo, por lo general la enfermedad afecta prioritariamente a los pulmones.

Las bacterias de la TBC se transmiten a través del aire. Cada vez que una persona infectada con TBC habla, escupe, tose o estornuda elimina las bacterias de TBC que se encuentran en sus vías respiratorias. En estas circunstancias, estos microorganismos pueden ser aspirados por una persona sana que se encuentra en contacto frecuente con una persona con TBC y contagiarse.

La detección temprana es una de las principales herramientas para combatir esta enfermedad, tanto el diagnóstico como el tratamiento de la tuberculosis son gratuitos en todos los centros de salud y hospitales públicos de nuestro país.

Es muy importante acudir a un centro de salud si se presentan síntomas como tos persistente por dos semanas o más que puede estar acompañada de eliminación de sangre; fiebre, especialmente si se incrementa en las noches; pérdida de apetito; sudor durante la noche; dolor de pecho; debilidad y cansancio.

Reunión de OPS por tuberculosis

Equipo de OPS por tuberculosis