CNEA desarrolla un prototipo de acelerador de partículas que será exportado a Corea

Podrá utilizarse para el control local de tumores cancerígenos, principalmente melanoma, a través de la técnica denominada BNCT.


Durante el mes de diciembre se envió el primer lote de piezas para la construcción e instalación de un prototipo de acelerador de partículas que funcionará en el KIRAMS, un instituto asociado a un hospital de Seúl en el que se hace investigación y desarrollo en medicina nuclear.

Fruto de un Memorándum de Entendimiento entre CNEA y el Institute of Radiologic and Medical Science Korean (KIRAMS) se espera que los científicos coreanos avancen en el manejo de BNCT gracias a la experiencia de los investigadores argentinos. La exportación consiste en un prototipo pequeño (de menor energía que la final requerida para los tratamientos), que les permitirá conocer los principios del funcionamiento de la técnica.

Actualmente, la Gerencia de Área Investigación y Aplicaciones no Nucleares tiene listo y probado el prototipo vendido a la República de Corea; mientras que la máquina definitiva tiene un avance de aproximadamente un 70%. Esta será instalada en el nuevo Laboratorio de Desarrollo de Aceleradores, en el Centro Atómico Constituyentes.

¿Qué es el BNCT?

Investigadores del Departamento de Tecnologías y Aplicaciones de Aceleradores vienen trabajando en el desarrollo de este acelerador de partículas que podría utilizarse para tratar distintos tipos de cáncer a través de la Terapia por Captura Neutrónica en Boro, más conocida como BNCT.

Hasta ahora este tipo de terapia se ha ensayado en reactores de investigación (por ejemplo, en el RA-6 del Centro Atómico Bariloche), los cuales se usan como fuente de neutrones. Sin embargo, estas instalaciones tienen un nivel de radioactividad que exige grandes blindajes y una operación muy compleja que dificulta su instalación en hospitales.

Pensando en estas complicaciones, surgió el proyecto de armar en la CNEA un acelerador que sirviera para producir fuentes de neutrones utilizables para BNCT, y que además se pudiera instalar en centros de salud. De hecho, una gran ventaja de este acelerador de partículas es que una vez apagado no produce radiación ni tampoco genera radioactividad residual, por lo que tiene una operación más simple y segura.

Sin embargo, este no es un acelerador como otros instalados en CNEA. Puntualmente, este tiene un voltaje mucho menor que el TANDAR (y por ende la energía de las partículas aceleradas es unas 10 veces menor). En cambio, tiene una intensidad de la corriente del haz acelerador más de 1000 veces mayor. En esto último reside el gran desafío.

Los neutrones que se producen en este acelerador serán utilizados en BNCT, una forma de radioterapia que está indicada para el control local de tumores sólidos (aquellos que afectan tejidos del organismo, excluyendo los del sistema circulatorio). Puede usarse en caso de melanoma, que es el cáncer de piel más agresivo, y en otros tipos de cáncer (cerebro, cabeza y cuello, hígado y pulmón).

A diferencia de otras modalidades radioterapéuticas, BNCT tiene capacidad de poder generar daño localizado a escala de células individuales, logrando minimizar la dosis entregada al tejido normal que está cercano al tumor. Para evaluar su potencialidad, un grupo de científicos de la CNEA –en colaboración con el Instituto de Oncología Ángel H. Roffo, la Universidad Maimonides, la Fundación Favaloro y el Hospital Austral– lleva adelante un Estudio Clínico Fase II en melanoma cutáneo ubicado a nivel de las extremidades.

Un acelerador, múltiples aplicaciones

Este tipo de aceleradores de alta corriente tiene muchas otras aplicaciones además de su prometedora aplicación en BNCT. Algunas de ellas son: producción de radioisótopos de usos médicos e industriales; estudios de daño por radiación inducido por neutrones; detección de materiales nucleares especiales, explosivos y drogas en cargamentos marítimos y aéreos.

A nivel mundial, no hay aceleradores de este tipo funcionando ni atendiendo pacientes. Países como Finlandia, Rusia, Japón, China, Estados Unidos, Israel e Italia están desarrollando máquinas similares, aunque con tecnologías diferentes.