Cinco provincias serán beneficiadas con equipamiento médico y capacitación de recursos humanos

Salta, Buenos Aires, Santiago del Estero, Jujuy y Misiones recibirán financiamiento del Ministerio de Salud de la Nación para la adquisición de equipamiento médico, tras la firma de un convenio con el ministro Adolfo Rubinstein


Las provincias de Salta, Buenos Aires, Santiago del Estero, Jujuy y Misiones recibirán equipamiento médico y capacitación de sus recursos humanos a partir de la firma de un convenio que rubricó el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, con el Gobernador salteño Juan Manuel Urtubey y los ministros de salud de esas jurisdicciones, en el marco de la última reunión anual del Consejo Federal de Salud que se desarrolló durante dos días en la ciudad de Salta.

“Son 42 millones de euros para Salta, Jujuy, Misiones, Santiago del Estero y Buenos Aires. Particularmente, un préstamo muy conveniente que veníamos trabajando”, detalló Rubinstein tras la firma del acuerdo.

Las cinco provincias serán beneficiadas a través del Programa de Apoyo al Sector Sanitario Público Fase II (PROSEPU II), una iniciativa de la cartera sanitaria nacional para acercar servicios de salud de calidad que se basa en un préstamo del Gobierno de Italia a través de su Agencia de Cooperación, y que contará durante su desarrollo con la asistencia técnica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Por su parte, la subsecretaria de Coordinación Administrativa María Cecilia Loccisano, quien trabajó en la gestión de este crédito, indicó que “la operación tiene condiciones inmejorables con una tasa del 0,2 por ciento anual y un repago a 17 años de gracia. La idea es llevar más prestaciones para los que menos tienen, por lo que para nosotros es un orgullo este acuerdo”.
El PROSEPU Fase II apunta al fortalecimiento de las prestaciones del sector sanitario público mediante la adquisición e instalación de equipamiento médico así como también la capacitación de los recursos humanos para su uso.

El acuerdo firmado establece el compromiso de las provincias beneficiarias para la realización de las obras de adecuación de los espacios físicos necesarias para la instalación de los equipos médicos. También los gobiernos provinciales se comprometieron a la realización de mejoras de infraestructura que garanticen la disponibilidad de servicios (agua, luz, gas, etc.) para cubrir la demanda de la nueva aparatología.

Sobre el financiamiento para la provincia de Salta, que representa un total de 8 millones de euros, el ministro de Salud Pública de Salta, Roque Mascarello expresó que “se trata de un crédito italiano no reembolsable que está destinado para la compra de equipamiento, que en nuestro caso será destinado a dos hospitales, el San Bernardo y el de Orán”.

En este sentido, remarcó que “hay una contraprestación por parte de las provincias en relación a las adecuaciones edilicias que hay que hacer para la instalación de ese equipamiento que es enorme, y tiene una gran magnitud en términos de tecnología y de prestaciones para la gente”.