Cien años de radiodifusión: la inclusión a través de la radio

Una herramienta de resocialización lúdica a través de talleres de radiofonía para las personas privadas de libertad.


El 27 de agosto de 2020 se cumplieron cien años del inicio de programación de la primera emisora de radiodifusión, la que fue efectuada desde la terraza del Teatro Coliseo, en la ciudad de Buenos Aires.

La historia diría que Enrique Telémaco Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica, los denominados “Locos de la Azotea”, escribieron la página inicial de las transmisiones para entretenimiento regulares a nivel mundial, minutos después de las nueve de la noche de un día como hoy, pero en 1920, cuando por el espacio de tres horas ofrecieron la ópera Parsifal de Richard Wagner, a entre 50 y 100 oyentes.

El Servicio Penitenciario Federal (SPF) ha sabido enriquecer esta historia, a través de diversos talleres educativos en los que se formó tanto a agentes penitenciarios como a las personas privadas de la libertad, en el oficio de la radiofonía.

Corría el año 2001 cuando el Ministerio de Justicia de la Nación llegó a un acuerdo con el Comité Nacional de Radiodifusión (COMFER) para instalar radios de baja potencia en algunas cárceles de jurisdicción nacional, con el objetivo de generar nuevos instrumentos de expresión, aprendizaje de procesos de comunicación y capacitación laboral.

A partir de ese primer convenio, surgieron experiencias como el programa “Salida Transitoria”, que se emite hace doce años desde la Prisión Regional del Norte (Unidad 7), de Resistencia, Chaco. Allí, una vez al mes, los integrantes de este programa graban sus encuentros y los emiten en Radio Libertad, de esa ciudad. En ese espacio, los internos reflexionan sobre diversas temáticas como el poder, los prejuicios, la responsabilidad y el coraje de elegir, la libertad, la responsabilidad y la construcción de la identidad en torno a la inclusión social y la transformación de imaginarios de exclusión. Incluso, por su interés cultural, han sido galardonados con un premio otorgado por el Sindicato de Prensa de esa provincia.

Otra experiencia similar se puede apreciar en la Colonia Penal de Ezeiza (Unidad 19), a través del taller trimestral “Tu voz en la radio”, coordinado por la Dirección Nacional de Readaptación Social desde el año 2017, que otorga una certificación a quienes hayan participado del mismo, acreditando su capacitación.

También, en la Unidad Residencial I del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, las personas privadas de libertad emiten, una vez por semana, el programa “Desencadenados”, coordinado por la Dirección de Educación, Cultura y Deportes del SPF y con profesores del establecimiento, que se reproduce por altoparlantes al resto de la población penal allí alojada.

Este tipo de iniciativas tiene un gran impacto en el desarrollo de diferentes potencialidades de los involucrados en ella, aportando experiencia, capacitación y valores provechosos tanto dentro como fuera de la institución penitenciaria.