Chicos bahienses crean una aplicación y audiocuentos para niños internados


Tras participar de un taller en el centro de innovación Infinito por Descubrir, Tobías Afonso (12) y Federico Corzo (13) desarrollaron una aplicación gratuita para compartir los audiocuentos realizados junto a otros niños con los pacientes del área de pediatría del Hospital Municipal De Agudos Dr. Leónidas Lucero (HMABB).

El proyecto, que se lanzó en la sede de Infinito por Descubrir con sede en Bahía Blanca (Fitz Roy 682), propone una serie de audiocuentos creados por niños y adolescentes de 6 a 18 años que asisten al centro, para aquellos chicos que pasan por internaciones cortas en el área de pediatría ambulatoria del Hospital Municipal. Además de la presentación oficial de la aplicación para teléfonos móviles, se donaron reproductores de mp3 con los cuentos cargados y listos para escuchar.

“Todo surgió a través del contacto de Infinito por Descubrir con el área de pediatría. La idea era colaborar con nosotros y en ese contexto pudimos plantearles el exceso de contacto de los chicos internados con las pantallas y videojuegos como una de las problemáticas que observábamos”, comentó Silvia Zárate, Jefa de Departamento de Especialidades pediátricas del HMABB.

El desafío entonces era pensar en un medio que entretuviera a chicos que atraviesan una situación incómoda o dolorosa, sin que ello los alejara del entorno y del vínculo con los adultos a cargo de su cuidado.

Con esta idea como disparador, los facilitadores que trabajan en el laboratorio de sonido del centro comenzaron a desarrollar un proyecto a base de “cuentos que sanen”. Marisa Nuñez, narradora profesional e integrante del proyecto “Traficante de palabras”, sumó su experiencia para enseñar sobre la importancia de la escucha, de la respiración, de las pausas y de lo emocional, todas virtudes asociadas al arte de contar cuentos.

Con el correr de los meses, la experiencia fue tomando vida propia. Por un lado, el taller permitió que chicos de 6 a 18 años trabajaran en equipo y que aprendieran por igual un nuevo formato de expresión, así como el valor de la lectura y el desarrollo de la imaginación sin soporte de imágenes o animaciones. En ese trayecto, y mientras grababan, se equivocaban y volvían a grabar, pudieron experimentar con la modulación de la voz, la oratoria, la edición sonora y una selección musical que brinde el marco emocional a los relatos.

“Cuando ya teníamos los cuentos pensamos cómo hacer para que lo escuchen los chicos en el Hospital. Y ahí, como en IxD siempre estamos reciclando las cosas, pedimos a la comunidad que acercaran al centro aquellos mp3 y mp4 en desuso para llenarlos con la magia de los audiocuentos y devolverlos a la comunidad”, detalla Sebastián Luce, coordinador pedagógico del centro que llevan adelante EDUCAR, sociedad del Estado del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, junto al Municipio de Bahía Blanca.

Contagiados por la onda expansiva de creatividad y generosidad que despertó el proyecto, Tobías Afonso y Federico Corzo decidieron dar un paso más y multiplicar el alcance de las grabaciones a través de la creación de una aplicación para teléfonos móviles (disponible en forma gratuita en Play Store como Audiocuentos IxD).

“Queríamos darle un buen uso a la tecnología y hacer una aplicación para los cuentos”, explica Federico, a cargo de la interfaz gráfica de la aplicación. Tobías, orgulloso de poder ayudar “a muchos chicos en más de 20 salas del Hospital Municipal”, se ocupó de la programación: “entrás a la lista de inicio, tocás y está toda la lista de audiocuentos y vos podés escuchar el que quieras”, se ofrece de guía.

Al día de hoy la aplicación tiene descargas en todo el mundo, los cuentos están disponibles en la plataforma Spotify y el taller comenzó a replicarse en las otras sedes de IxD, ubicadas en Posadas, Mendoza y Jujuy. A su vez, tanto la aplicación como Spotify permiten sumar cuentos, por lo que el proyecto está abierto a seguir creciendo.

“Lo verdaderamente maravilloso es que esto es algo hecho por chicos para chicos. Ellos han pensado en otros nenes que no la están pasando del todo bien por su situación de salud que los obliga a estar internados, buscar una manera de aliviar o hacer más amena la estadía en el hospital. Creo que eso es maravilloso”, concluye la doctora.

Fotos: Juan Corral