Presidencia de la Nación

Ceremonia de finalización de la Campaña Antártica de Verano 2021/22

Se realizó un balance de las tareas cumplidas en 236 días de operaciones para el reabastecimiento de las bases y el relevo de personal científico y militar.


Buenos Aires – El jueves 12 se llevó a cabo la ceremonia de finalización de la 118° Campaña Antártica de Verano (CAV) 2021/22, en el Apostadero Naval Buenos Aires, donde está amarrado el rompehielos ARA “Almirante Irízar”.

Fue presidida por el Ministro de Defensa, Jorge Taiana, y el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Teniente General Juan Martín Paleo. Estuvieron presentes el Jefe del Ejército, General de División Guillermo Olegario Pereda; el Jefe de la Armada, Almirante Julio Horacio Guardia; el Jefe de la Fuerza Aérea, Brigadier General Xavier Julián Isaac; y el Comandante Conjunto Antártico, General de Brigada Edgar Calandín.

Durante los 236 días que duró la CAV 2021/22 se llevaron a cabo tareas de abastecimiento de todas las bases argentinas en el continente blanco; el traslado y relevo de personal militar, civil y científico; y el repliegue de residuos.

“Quiero felicitar a todos los que participaron de esta Campaña porque luego de dos años difíciles y de contracción debido a la pandemia, se pudo recuperar ese tiempo postergado; han dado muestra de una capacidad profesional y un esfuerzo extraordinario. Cumplieron con el objetivo de relevar a las dotaciones que habían invernado largamente por la pandemia en la Antártida”, remarcó el Ministro Taiana.

Luego destacó “la importancia de haber recuperado las clases en la única escuela antártica ubicada en la Base Esperanza; poner los cimientos para el funcionamiento de las antenas de los satélites de la CONAE; y avanzar en la recuperación de la Base Petrel como base permanente”.

Al finalizar sus palabras, anticipó que ya se está trabajando en la planificación de la próxima Campaña Antártica de Verano 2022/23, “en la cual tenemos muchos objetivos para seguir fortaleciendo la presencia argentina en el continente blanco, donde tenemos permanencia ininterrumpida desde el año 1904”.

Por su parte, el General de Brigada Calandín dijo que “el balance de la Campaña es positivo y superamos las expectativas”, al tiempo que remarcó algunos logros alcanzados, dentro de los cuales mencionó también “la reapertura de la Base Petrel, que constituye no solo el anhelo de los viejos antárticos, sino además una nueva visión integradora entre los civiles y militares que conforman el Sistema Antártico Argentino, y nos permitirá incrementar nuestras capacidades, un mejor ejercicio soberano, el ensanchamiento de proyectos científicos y materializar un centro científico y logístico multimodal que concrete la unión bicontinental argentina”.

Asimismo, precisó que se ejecutó el Plan de Evacuación de Residuos Históricos “con un nuevo récord en la extracción, y utilizando a Ushuaia como prestadora de servicios para su recepción”.

El balance de la Campaña

La CAV 2021/22 inició oficialmente el 11 de enero pasado con la zarpada del rompehielos ARA “Almirante Irízar” –con dos helicópteros Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros embarcados–. Se sumaron luego el aviso ARA “Puerto Argentino”, que inició su campaña el 4 de enero; el transporte ARA “Canal Beagle” y el aviso ARA “Bahía Agradable”, el cual cumplió también funciones en la Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC) con la Armada de Chile.

Bajo la dirección del Comando Conjunto Antártico (COCOANTAR), dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, se cumplió eficazmente con el objetivo de realizar todas las acciones de abastecimiento de las bases argentinas y brindar el apoyo logístico a las actividades científicas que desarrolla nuestro país en la Antártida.

El itinerario del rompehielos ARA “Almirante Irízar” estuvo dividido en tres etapas que permitieron el aprovisionamiento y relevo de dotaciones de las bases que la República Argentina mantiene operativas: siete permanentes –Esperanza, Marambio, San Martín, Orcadas, Carlini, Belgrano II y la recientemente abierta Petrel– y las temporales Decepción y Primavera.

En esta nueva edición participaron 1065 personas, entre personal militar, científico y 14 menores de edad que forman parte de la invernada familiar de la dotación de la Base Esperanza, donde se procedió a la reapertura de la Escuela “Presidente Dr. Ricardo Alfonsín”.

El relevo de las dotaciones y el reabastecimiento con víveres, combustibles e insumos de todas las bases nacionales incluyó el repliegue de residuos históricos en el marco del Plan 2020/24, que a la fecha ascendió a 241 toneladas. Además, entre la carga general y frigorizada (víveres, e insumos varios) se sumaron 3.130 m3 de combustible (gasoil antártico) y 996 tambores de lubricantes.

Esta campaña implicó 236 días de operaciones ininterrumpidas de unidades terrestres, navales y aéreas, que incluyeron más de 600 horas de vuelo de las distintas aeronaves que participaron y más de 47.000 millas navegadas por las unidades navales en 138 días. Esto posibilitó el despliegue de 206 científicos y técnicos entre las bases permanentes y las temporales.

Además, se puso en marcha el proyecto de transformar a la Base Petrel en permanente con el objetivo de consolidar un polo logístico antártico que convierta a la Argentina en una puerta de ingreso al continente blanco materializado en los Polos Logísticos Ushuaia y Petrel.

Durante estos meses de trabajo, se dio continuidad al apoyo logístico de todas las actividades científicas nacionales e internacionales; así como también se avanzó con el Servicio de Hidrografía Naval en la recuperación del balizamiento para ayudar a la navegación.

Scroll hacia arriba