Cecilia Guerra Orozco, directora de la Casa Histórica de Tucumán: “Falta una mirada más profunda sobre actores invisibilizados de nuestra historia”

La directora del Museo Casa Histórica de la Independencia explica en esta entrevista el trabajo que realizan desde el Museo para que nuevos públicos se "identifiquen con ella". Además, los desafíos que presentó la pandemia de COVID-19 para esta emblemática institución y los proyectos en marcha.


Tantas veces restaurada, pero firme allí como nuestra propia nacionalidad, la Casa Histórica - Museo Nacional de la Independencia, en Tucumán, es tal vez uno de los sitios más simbólicos para las y los argentinos.

Está emplazada en la antigua casona que perteneció a Francisca Bazán de Laguna en la que se declaró la Independencia de las Provincias Unidas de Sud América, el 9 de julio de 1816. Cuenta con 700 piezas en su colección, incluyendo el original del Acta de la Declaración de la Independencia, y sus salones y patios fueron el escenario de innumerables actos como el día en el que el presidente Juan Domingo Perón declaró la Independencia Económica al cancelar la deuda externa del país.


Sala de la Jura.

Para la historiadora tucumana y especialista en Independencias Iberoamericanas, Cecilia Guerra Orozco, la Casa debe ser un espacio cultural para que “otros actores se sientan identificados con ella”. Asumió como directora del Museo en enero de 2019 a través de un concurso público, y desde entonces, se ha ocupado también de darle una mayor visibilidad e incentivar la investigación.

En esta entrevista, habla sobre los desafíos que planteó la pandemia para un museo que se nutría básicamente de las visitas y qué tipo de rol debe tener ahora en un contexto que se caracteriza por buscar visibilizar actores históricamente relegados.

-¿La pandemia los obligó a algún cambió?

-La pandemia modificó todo para la Casa. Estábamos acostumbrados a recibir a muchísima cantidad de personas e instituciones educativas, tanto con visitas como con talleres y de todos los niveles. La pandemia nos hizo repensarnos como espacio cultural y quizá acelerar los cambios que ya tenía pensados cuando asumí. Mejorar la comunicación virtual y repensar nuestros espacios para la presencialidad desde otro aspecto.

-¿Pudieron avanzar en la puesta en valor en este tiempo?

-Por suerte pudimos avanzar mucho en este sentido: se cambiaron los techos del área de reserva, se mejoraron los baños y ahora iniciamos la obra más grande en el último patio de la Casa. También logramos una revalorización de la galería de placas y la construcción de un núcleo nuevo de baños y un edificio para las oficinas administrativas. El objetivo es liberar las oficinas de primer patio para más exposiciones.


Obra en proceso en el tercer patio de la Casa para crear un núcleo sanitario accesible y recuperar la cubierta de la Galería de las Placas.

-Como especialista en historia de las independencias iberoamericanas, ¿cómo encontró al Museo y su guion?

-Al guion actual le falta una mirada un poco más profunda sobre algunos actores que durante mucho tiempo estuvieron invisibilizados en nuestra historia, como los negros, los pueblos originarios, las mujeres y hasta las infancias.

El contenido histórico de la muestra actual es muy bueno porque fue realizado por especialistas que realmente son excelentes, como Noemí Goldman. Pero sí me gustaría poder renovar el guion, incorporando además tecnología, dispositivos para la niñez, más colores. Estamos trabajando en la renovación integral de la muestra.


El equipo de la Casa con el presidente Alberto Fernández, en el marco del acto por el Día de la Independencia.

-¿Qué tipos de públicos visitan la Casa?

-La Casa es visitada por numerosos públicos, de todas las edades. También notamos que hay algunas personas que no han venido nunca porque sienten que le es ajena, como algo intocable. A esos públicos queremos llegar y estamos trabajando en propuestas de nuevas muestras.

-La Casa de Tucumán es una institución simbólica para las y los argentinos. ¿Qué papel debe ocupar el feminismo en ella?

-Considero que debe estar presente justamente porque es un símbolo para las y los argentinas y argentinos. Además, esta Casa perteneció a una mujer, estuvo habitada por muchas, aquí trabajan muchas mujeres y sus directoras fueron mujeres también.

Asimismo, destaco que si pude concursar un cargo para dirigir este museo es gracias al feminismo que logró que se fueran ampliando los derechos para las mujeres y que, aunque aún falta bastante, hayamos avanzado mucho en cuanto a nuestro rol en la sociedad y en los espacios de trabajo.

-¿En qué proyectos están trabajando?

-Estamos trabajando en las actividades de divulgación. También en la producción de los próximos capítulos de Lola y Choko, un ciclo de piezas audiovisuales animadas para las infancias. Ese es uno de nuestros grandes proyectos para 2022: armar un equipo fuerte para poder realizar varios capítulos de nuestro dibujo animado y que siga creciendo.

Además, estamos proyectando cambiar íntegramente la muestra principal de la Casa y ya estamos terminando una obra en el último patio que nos permitirá tener nuevas actividades.

Visitar la Casa Histórica

La Casa Histórica - Museo Nacional de la Independencia se puede visitar de martes a domingos, de 9 a 13 h y de 16 a 20 h. En esos mismos días, pero a las 20.30 h, se puede presenciar el espectáculo "Luces y Sonidos de la Independencia" en los tres patios y en el Salón de la Jura. Totalmente renovado y con una puesta tecnológica a la altura de los mejores del mundo, para participar de la función es con inscripción previa en la entrada del Museo.