Carignano renovó el compromiso de Migraciones con los derechos humanos de las y los migrantes

La titular del organismo reafirmó la importancia del respeto por los derechos humanos de las y los migrantes.


La directora Nacional de Migraciones, Florencia Carignano, en representación del Ministerio del Interior, participó hoy de dos encuentros virtuales en los que destacó la política migratoria impulsada por el Gobierno nacional como herramienta para garantizar y ampliar el acceso a los derechos de quienes deciden radicarse en el país.

“Lanzamos la residencia precaria automática, algo innovador en Latinoamérica y tal vez en el mundo. Se completan los datos y la documentación requerida de manera online y en cinco minutos se accede a la precaria que es el primer certificado que otorga el Estado nacional al iniciar el trámite de radicación”, afirmó Carignano en el IV Encuentro Federal de Derechos Humanos impulsado por La Red Federal por los Derechos Humanos, en el que debatieron juristas, académicos y dirigentes de distintos organismos.

En ese marco, destacó otras medidas tomadas por el organismo como la prórroga de los vencimientos de trámites migratorios, la radicación de 79.700 de migrantes desde diciembre hasta la fecha y la ampliación de los horarios de atención al público.

“Otro tema importante es el retorno del organismo al territorio, algo que se había perdido en los últimos cuatro años. Esto permitió, junto con Renaper, Pami y Anses, realizar operativos de toma de trámites y radicaciones, acercándonos a la gente no sólo en Capital y Gran Buenos Aires sino en el resto del país”, señaló la titular de la DNM.

Posteriormente, Carignano participó del “7° Encuentro Nacional de Líderes/as Migrantes en Argentina” en donde ponderó la decisión del ministro del Interior, Wado de Pedro, de lanzar esta semana de dos áreas específicas dentro del organismo: una para la implementación de políticas migratorias con perspectiva de género y otra para la detección temprana de trata y tráfico de personas.

Por último, destacó la firma del acta entre la DNM y Registro Nacional de las Personas (Renaper) por la cual se ajustarán los requerimientos de la inscripción de cambio de género de personas trans extranjeras a los requisitos establecidos por el decreto 1007/2012.