Capacitación sobre Lineamientos de Integridad y Ética Pública para el sector privado

La jornada fue organizada por la Oficina Anticorrupción junto al Foro de Abogados de San Juan.


La actividad formativa apuntó a reflexionar sobre los aspectos esenciales de responsabilidad corporativa y estuvo enmarcada en las actividades que se desarrollan desde el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En la apertura del encuentro virtual, María Giselle Moreno González, Directora del Instituto de Compliance, Transparencia y Prevención de la Criminalidad Económica del Foro de Abogados de San Juan dijo que se trata del inicio de “un ciclo de capacitaciones en las que podamos compartir herramientas y experiencias para generar consensos en pos del bien común, intentando dar respuestas nuevas y dinámicas a los cambios desafiantes en la actualidad”.

Más adelante, Gerardo Torres, Secretario de Hacienda y Finanzas de la provincia de San Juan
expresó que estas formaciones “son necesarias para los servidores de la gestión pública pero también para el sector privado” y que “resulta necesario trabajar en programas de integridad para la prevención de la corrupción y la promoción de la transparencia del sector público y privado”.

En el inicio de la capacitación, Paula Honisch, consultora del PNUD, realizó una introducción sobre los lineamientos normativos internacionales, nacionales y provinciales que impactan en temas de integridad. En este contexto, aseguró que “tenemos reglas para que los funcionarios entiendan que se espera que cumplan la ley y la hagan cumplir y que prioricen la lealtad en la administración de los intereses que se les confiaron y que tienen intereses públicos”.

Honisch dijo que “la ley 27.401 de Responsabilidad de las personas jurídicas le habla tanto al sector público como al privado” y agregó que “se sanciona porque es una presión internacional, pero también porque empieza a poner sobre la mesa a las empresas y busca que estas se auto organicen de forma tal que cuenten con prácticas internas para regularse”. En este sentido, la consultora PNUD hizo referencia a los programas de integridad como “acciones, mecanismos y procedimientos que una empresa realiza en su ámbito interno para que sea cumplido de manera interna y externa, con el fin de promover la integridad. Pero no podemos diseñar un mecanismo si no viene acompañado de un procedimiento para ver si se aplica o si es efectivo o no, por eso está asociado a un mecanismo de control para que permita prevenir conducta y fomentar una cultura de integridad”.

A continuación, Luis Villanueva, Subsecretario de la Dirección de Planificación de Políticas de Transparencia de la Oficina Anticorrupción (OA) hizo referencia al Registro de Integridad y Transparencia para Empresas y entidades (RITE) como “uno de los proyectos más desafiantes de esta gestión”. En este sentido expresó: “pusimos el foco en la prevención de la corrupción, porque el mejor caso de corrupción es el que no sucede” y agregó: “cuando llegamos, empezamos a desarrollar algo que había nacido en 2010/2011 que eran áreas de integridad y transparencia dentro del estado para promover políticas de prevención hacia adentro, algo novedoso. Luego aparecen en otras áreas del Estado y entonces tenía sentido que trabajáramos en darle una institucionalidad, orgánica y funcionamiento distinto a eso que parecía una herramienta interesante, y creamos 35 áreas de integridad y transparencia en organismos públicos”.

Sobre el RITE, el funcionario de la OA explicó que es una plataforma donde “las empresas pueden mostrar su desarrollo en programas de integridad, a la vez que es un espacio en el que pueden incorporar herramientas, experiencias para aquellas empresa que no tienen todo lo mejor y lo pueda llegar a tener”. Además hizo énfasis en que el RITE “por sobre todas las cosas es una construcción colectiva. Es el espacio donde creemos que vamos a poder articular el sector público y privado en la manera de construir política pública de integridad”.

Villanueva también explicó la aplicación federal del Registro: “es aplicable en cualquier lugar del país y podrán registrarse empresas pequeñas, medianas, grandes e incluso cooperativas”. “El RITE tiene un objetivo general que es la generación de confianza entre el sector público y el privado. Nos situamos arriba del mostrador y procuramos que de los lados se sientan con confianza para hacer los negocios íntegros que nuestra sociedad reclama”.

El encuentro contó con la participación de representantes de cámaras empresariales y de la mesa de productividad de San Juan, entre otros.