Campaña de cosecha de ajo 2019/2020: Es obligatorio empacar y rotular la producción

Para exportación, la mercadería debe ser envasada y etiquetada, de acuerdo con la Resolución ex-SAGPyA N°48/98 y la Disposición del Senasa N°139/2006.


Buenos Aires - En el marco de la campaña 2019/2020 de cosecha de ajo (Allium sativum), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recuerda a los productores de este cultivo que deben ser envasados e identificados en un establecimiento (empaque) inscripto en el Registro de Empacadores y Establecimientos de Empaque del Organismo, cumpliendo con la Resolución ex-SAGPyA N°48/98 y la Disposición del Senasa N° 139/2006.

En este sentido, tallos y bulbos –tanto para el consumo interno como para la exportación– deberán empacarse en locales o lugares cubiertos, secos, limpios, ventilados, con dimensiones acordes a los volúmenes que se acondicionarán y de fácil higienización, a fin de evitar efectos perjudiciales para la calidad y la conservación de los productos.

Asimismo, los envases deben ser rotulados o etiquetados en un lugar de fácil visualización y difícil remoción consignando los siguientes datos: nombre del producto, nombre del cultivar, grupo, calibre o clase, tipo o categoría, peso neto, país de origen, zona de producción y fecha de empaque.

También se recuerda que el traslado de ajo y otras hortalizas pesadas debe estar amparado por el Documento de Tránsito Vegetal electrónico (DTV-e). Este permite conocer el origen del producto desde que sale del establecimiento productivo y a lo largo de toda la cadena de comercialización.

En los empaques, el Senasa interviene regulando su actividad con respecto a la implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas y de Manufactura, y de las exigencias internacionales. Estos establecimientos desarrollan una tarea esencial al momento de la poscosecha del ajo, acondicionando la producción para la comercialización y luego para el consumo.

El Senasa desarrolla e implementa los sistemas y procedimientos de control, la inspección para la producción nacional e internacional, y la certificación para la importación y exportación de ajo. En todos los casos se respetan los requisitos fitosanitarios y de inocuidad exigidos.