Camaño destaco la labor de la OIT en la defensa del trabajo seguro y con protección sindical

La ministra de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Graciela Camaño destacó hoy que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “ha sido contundente e inequívoca en su lucha por la defensa del trabajo seguro y con protección sindical”.


La ministra de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Graciela Camaño destacó hoy que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “ha sido contundente e inequívoca en su lucha por la defensa del trabajo seguro y con protección sindical”.

Al exponer ante el Consejo de Administración de la OIT, en Ginebra, Suiza, Camaño rescató que ese organismo “ha logrado recuperar la centralidad del trabajo como elemento esencial e insustituible del desarrollo de las naciones y de las personas”.

“La noción de trabajo decente ha sido uno de los aportes más enriquecedores y sustantivos den la búsqueda de respuestas que contribuyan al logro de sociedades más igualitarias”, subrayó.

Camaño participa de la 286° reunión del Consejo de Administración de la OIT que culmina mañana, encabezando una comitiva argentina que también integran la secretaria de Trabajo, Noemí Rial y el titular del ANSES, Sergio Massa. Mientras que el sector empresarial, está representado por Daniel Funes de Rioja y el sindical, por el titular de la CGT, Rodolfo Daer.

Además de felicitar la reelección por otro quinquenio en el cargo del director general de la OIT, Juan Somavia y rescatar que le balance de su gestión “ha sido exitoso”, Camaño señaló que la OIT “ha sabido acompañar” a la Argentina en la crisis que trajo como consecuencia el crecimiento de la pobreza, del desempleo y de la precarización laboral.

“El organismo ha sabido accionar en una zona que requería de las mayores atenciones, acompañando a los estados y a los actores sociales en la formulación y el desarrollo de las nuevas políticas destinadas a subsanar semejantes calamidades”, señaló la funcionaria.

También destacó “las iniciativas instrumentadas para atender la situación de los sectores altamente vulnerables de la sociedad, como en el caso de los niños”; la dignificación de la mujer trabajadora, el fomento del diálogo social y la incorporación de la dimensión social al comercio mundial.

Por último, Camaño le dedicó una especial mención a los “recurrentes esfuerzos de los países de mi región a favor de la eliminación de los subsidios a las exportaciones y la reducción sustancial de las barreras al comercio internacional”.