Cabandié expuso en la primera reunión del año de la Comisión de Ambiente del Senado

El ministro nacional dialogó con los legisladores y brindó un informe de los principales temas que su cartera lleva adelante.


El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, expuso esta tarde sobre los principales lineamientos de trabajo de la cartera a su cargo, en una sesión virtual de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado de la Nación. La comisión inauguró hoy su trabajo del año y eligió nuevas autoridades, presididas por la senadora nacional Gladys González.

Cabandié celebró el encuentro y explicó: “Tengo varios años de experiencia legislativa y la valoro mucho. Creo que es un puntapié para que iniciemos un diálogo fructífero que se traduzca en buenas leyes ambientales”. Y vinculó el trabajo de su cartera con la necesidad de iniciar “un escenario más propicio para las nuevas generaciones”.

Uno de los temas centrales a los que se refirió fue el de los residuos. “En Argentina, tenemos algunas cifras alarmantes: 2.500 municipios y unos 5.000 basurales a cielo abierto. Por eso, estamos encarando con las provincias, un plan integral para el tratamiento de los residuos”. En tal sentido, afirmó que se inició “un proceso de licitación destinado a compras para aumentar el equipamiento”. También aclaró que, aunque los residuos “son temas locales”, la Nación “está acompañando a los que están en cero o han hecho un poco”. “Establecimos un ministerio de puertas abiertas, no importa quién gobierne el municipio”, puntualizó Cabandié y agregó que se trabaja con diversas jurisdicciones más allá de las banderías partidarias. “Si hay necesidades, estamos abiertos a que nos demanden y a brindar soluciones”, explicó.

En torno a los residuos peligrosos, el ministro aseveró que “el sistema está muy bien contemplado en el marco de emergencia por COVID-19. La capacidad está al 50 por ciento de tratamiento de estos residuos”. Destacó a su vez la labor del Consejo Federal de Medio Ambiente en relación a ese tema. Y también señaló que se está realizando un trabajo fuerte de control y monitoreo ambiental en industrias e inspecciones en comercios de cercanías, para constatar la existencia de productos esenciales y precios justos.

Cabandié aseguró además que se destrabaron fondos para las provincias ligados a la ley de bosques, correspondientes a los períodos 2018 y 2019, los que constituyen “uno de los engranajes para impedir la deforestación”. Relacionado con esto, afirmó: “Hemos reducido a 20 días el tiempo de elaboración de los informes de deforestación, que era de alrededor de 70 días. Esto es una política prioritaria. Los bosques no solo preservan la biodiversidad sino que captan carbono. Y esto está atravesado por la discusión en el mundo en relación al cambio climático”.

El ministro de Ambiente nacional se refirió asimismo al uso de financiamiento externo para encarar “la convocatoria de los siete pozos de agua para comunidades wichis de Salta. Utilizamos 1.600.000 dólares para esos pozos”. A ello agregó que se presentaron dos oferentes a la licitación.

Sobre las energías renovables, el funcionario señaló la importancia de continuar fomentándolas. “Es necesario modificar nuestra matriz energética y descarbonizar. Por muchas razones: por los beneficios aparejados para el planeta y por los económicos también”, aseveró.

Entre los proyectos en carpeta, anunció que se trabaja en uno de educación ambiental, junto con las provincias. Y entre los temas pendientes, se expresó a favor del Acuerdo de Escazú: “Es fundamental que de forma inmediata tengamos su aprobación y estemos entre los 11 países requeridos para que sea efectivo”.

“Creo que el COVID-19 nos da una oportunidad para pensar en nuestras prácticas, plantear reflexiones, y a la vez funciona como preámbulo de lo que nos puede pasar, a consecuencia del cambio climático”, indicó el funcionario nacional. En el marco de la pandemia, Cabandié destacó la tarea esencial que están llevando a cabo los guardaparques nacionales, quienes prestan servicios solidarios de apoyo sanitario.

El ministro también aseguró que “el ambiente no es un obstáculo económico, es parte de la solución”. “Tenemos que entender que las prácticas productivas y de la vida doméstica tienen que empezar a virar, en el marco de la transición ecológica”, agregó. Finalmente expresó: “No podemos hacernos los distraídos. El cambio es ahora, la oportunidad es nuestra”. “Creo que tenemos que poner en discusión un nuevo paradigma, donde la calidad de vida esté en el centro. Después de esta pandemia, creo que tenemos la oportunidad de volver mejores”, finalizó.