Buenos Aires: transformación en autovía del Corredor Atlántico

El titular de Vialidad Nacional y el gobernador bonaerense supervisaron los avances del proyecto de transformación de las rutas provinciales 11 y 56, que fue paralizado tras el resultado de las elecciones presidenciales de 2019.


Gustavo Arrieta y Axel Kicillof realizaron una recorrida técnica a través de ambas rutas pertenecientes al Corredor del Atlántico, acompañados por el intendente del Partido de La Costa, Christian Cardozo, y el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos de Buenos Aires, Agustín Simone.

“Junto al presidente Alberto Fernández y al ministro Gabriel Katopodis nos propusimos implementar una mirada estratégica que nos permitiera avanzar en aquellas cuestiones que necesitamos resolver en la provincia de Buenos Aires como motor de crecimiento del país. Y entre ellas se encuentran las rutas 11 y 56 que son fundamentales para la temporada de verano”, Gustavo Arrieta, administrador general.

El proyecto abarca un tramo de más de 150 kilómetros de extensión, y contempla la transformación en autovía de 95 kilómetros de la RP11, entre General Conesa y San Clemente del Tuyú, junto con 62 kilómetros de la RP56, entre Conesa y Madariaga.

Esta obra, reactivada a mitad de año luego de que la anterior administración paralizara el proyecto en septiembre 2019, es muy necesaria para mejorar la seguridad vial del turismo que se traslada a las localidades costeras de la provincia, que en temporada alta alcanza los 50.000 vehículos diarios.

“El Corredor Atlántico fue una de las 196 obras que se encontraban abandonadas por una decisión política del gobierno anterior. Por eso, junto al gobierno de la provincia de Buenos Aires fuimos articulando decisiones para honrar aquellos compromisos y deudas heredadas de la gestión anterior”, Gustavo Arrieta, administrador general.