Brindis virtual del INADI #10añosDeMatrimonioIgualitario: una batalla que se transformó en victoria

Un emotivo encuentro virtual cerró una semana de festejos en la cual se conmemoró la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario y se plantearon nuevos desafíos en materia de ampliación de derechos.


El Brindis #10AñosMatrimonioIgualitario, organizado el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) fue una excusa para reunir a funcionarixs, militantes, a activistas, personalidades de la cultura y la sociedad civil que compartieron recuerdos imborrables, anécdotas divertidas y propuestas políticas de cara a lo que sigue.

Estuvieron presentes tanto la titular Victoria Donda y la Directora de Políticas y Prácticas contra la discriminación, Ornella Infante, como María Rachid y María José Lubertino, entre decenas de protagonistas que empujaron la ley desde adentro y fuera del Congreso.

Agradecemos especialmente a Franco Torchia por la audaz conducción del evento.

“Cada uno de los protagonistas es testigo de que fue una ley bisagra”, comenzó diciendo Victoria Donda, que aprovechó la nueva oportunidad de brindis para pedir la sanción de otras dos leyes de ampliación de derechos: la Ley Integral Trans y la modificación de la Ley Antidiscriminación, “para que se puedan reflejar nuevos cambios que pide la sociedad”. De eso, al fin y al cabo, trató el encuentro: “No vamos a tener esas leyes si no recordamos estos triunfos que tuvimos y nos marcan cómo es el camino”, manifestó Donda. “Vamos a seguir festejando pero sin dejar de impulsar todo lo que falta”.

Ornella Infante recordó cómo su encuentro con el INADI por aquellas épocas le cambiaron su mirada sobre la política. “Yo era una de las que renegaba de la política. Vengo de un hogar muy humilde, de mamá docente y papá empleado de farmacia. De niña viví grandes violencias por ser quién era. Y la verdad que en el INADI pude dimensionar las diversas necesidades de derechos que teníamos”. Infante recordó también a María Laura Pía Badaraco, una activista que la convenció a ir por los derechos que le habían sido arrebatados por manifestar su identidad de género. Hoy es la Directora de Políticas y Prácticas contra la discriminación del INADI, además de secretaria general de Federación Argentina LGBT. “Para mi ser la directora del INADI, junto con una compañeraza como Victoria Donda, es la responsabilidad de nutrir de contenido para que otros sectores vulnerados de la sociedad puedan festejar muchos más logros como los que nosotres gracias a nuestra lucha y un Estado que escuchó podemos disfrutar”.

También participaron del brindis altos referentes de la justicia y la política argentina. Entre ellos, la doctora Elena Liberatori, la primera jueza que casó a parejas de hombres y mujeres en la Ciudad, que recordó que el primer matrimonio igualitario por firma de juez ocurrió en Ushuaia, capital de la provincia gobernada por Fabiana Ríos, también presente en la velada virtual.

Felipe Solá, por su parte, recordó que al momento de la discusión su bloque estaba dividido y responsabilizó a la “enorme fuerza de la lucha” y al “avance de la militancia, mientras los demás dormíamos” por dar vuelta la historia. Y recordó un fragmento de su discurso: “No se trata de resolver un problema sino de brindar un derecho. No hay autoridad para negar un derecho”. Franco Torchia, el conductor del evento, le hizo recordar “alguna barbaridad” de sus compañeros de bloque, lo cual actual canciller eludió con gracia pero reveló que hasta amenazó con irse del bloque: “Yo estaba muy seguro”. Y finalmente brindó por los derechos que faltan y que aseguró seguirá acompañando.

José María De Bello, uno de los militantes beneficiarios de la ley, a punto de celebrar un matrimonio truncado por la pandemia, aclaró que para él el lema es “más igualitario que matrimonio, porque es una institución profundamente patriarcal”. Con un fondo con la bandera con los colores de la diversidad, la whipala y el pañuelo de aborto legal, relató: “Fue un impulso para integrar al movimiento feminista y la disidencia sexual, donde ya no solo nos acompañamos sino que nos acompañamos, porque es la misma lucha: la de derribar todas las opresiones. Esto dejó instalado el Matrimonio igualitario y por suerte ahora lo estamos retomando fuertemente, con impulsor renovado con este gobierno”.

María Rachid, activista clave en los 90, recordó cuando “las paseaban” a las militantes por la diversidad por los canales de tevé donde eran analizadas como “casos” por abogados, psicólogos y sacerdotes. Uno de ellos: el padre Grassi, que las catalogaba de “perversas”. Sin palabras. Rachid recordó además las alianzas entre organizaciones y políticos para hacer entrar y empujar la Ley, en forma de divertidas anécdotas que revelan cuánto se avanzó en todos estos años en materia de cambio cultural.

Miriam Lewin, actual titular de la Defensoría del Público, recordó que el día de la sanción se encontró manifestación de ese momento “junto a abuelitos con nietos” que festejaban en Villa Crespo. Y se preguntó retóricamente:“¿Qué nos pasó como sociedad que pasamos de considerar una enfermedad a amor? ¿Cómo se puede condenar el amor?”. Finalmente brindó “por más conquistas, por más derechos”.

Juliana Di Tullio, otra de las impulsoras desde adentro del recinto, aseguró que en sus 12 años como diputada ésta fue la Ley más importante que votó. Ante una pregunta de Torchia sobre si el Matrimonio Igualitario modificó la concepción patriarcal del matrimonio, fue contundente: “Modificó la cabeza del Estado”. También relató el rol de Néstor Kirchner, “juntando votos en el PJ nacional”.

Lucía Corpacci, diputada nacional, ex gobernadora y senadora que votó la ley, agradeció a la titular del INADI por la invitación y se declaró feliz por volver a encontrarse, al menos virtualmente, “con mucha gente que quiero mucho y hace tiempo no se veía”. Se refería a muchxs del resto que continuaron alzando sus copas hasta altas horas de la noche, en celebración de una gesta histórica que actualizó un espíritu de lucha que sigue intacto, se renueva en la calle y el Estado y parece augurar muchos más avances, con brindis.