Brindis por la igualdad: celebramos los 10 años del Matrimonio Igualitario con propuestas de ampliación de derechos

A diez años de una gesta histórica como lo fue la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario en Argentina, el INADI, organismo impulsor de aquella discusión, organizó junto al Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y la Secretaría de Derechos Humanos un brindis virtual que contó con protagonistas que empujaron la iniciativa desde adentro y afuera del Congreso.


Victoria Donda fue quien inauguró la tarde de festejo. “Podríamos presentar un proyecto para que el día de hoy sea declarado el Día del Amor”, comenzó proponiendo quien como diputada fuera una de las promotoras legislativas y firmantes de la Ley que hoy cumplió una década. “Desde el INADI estamos muy orgullosos del lugar que ocupó el organismo en la sanción del matrimonio igualitario”, continuó la titular actual del organismo. “Ese lugar fundamental que ocupó en la discusión de la Ley lo vamos a seguir ocupando para empujar otras leyes que son absolutamente necesarias”, adelantó.

Para Donda la Ley de Matrimonio Igualitario “vino a reparar años de negación, pero todavía falta reparar muchos otros derechos negados”. Por eso aprovechó el aniversario para poner sobre la mesa dos propuestas concretas: “La Ley Antidiscriminación, indispensable para deconstruir prejuicios y formas violentas de relacionarse.Y la Ley Integral Trans, para saldar la deuda histórica que el Estado tiene con una población cuya expectativa de vida no supera los 35 años”. Esa población hoy está visibilizada desde el INADI, con Ornella Infante como directora nacional, desde el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad con Alba Rueda, subsecretaria, y en la Secretaría de Derechos Humanos con la presencia de compañeras trans. Donda reflexionó al respecto:“Están llegando a lugares de poder como expresión de un cambio institucional. Pero falta mucho camino por recorrer, y desde estos espacios institucionales y desde la sociedad civil tenemos que impulsar una esta nueva Ley”.

En el encuentro virtual que se transmitió en vivo por el Facebook del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad estuvo presente también una de las protagonistas de aquella lucha: Norma Castillo, quien celebró junto a Ramona “Cachita” Arévalo el primer matrimonio de lesbianas en Argentina. “Fue lo más importante de nuestras vidas”, sintetizó Norma en un emotivo recuerdo que dejó a todxs al borde de las lágrimas. Su pareja, Ramona, murió en octubre de 2018 y ella aprovechó este día de conmemoración para recordar su historia de amor con final feliz: “Agradezco tanto esto,como a ustedes que ayudaron que podamos mostrarnos y podamos dejar de sufrir. Porque esconder el amor es una canallada. No poder decir te amo, no poder mostrar un abrazo, un beso, es una mutilación. Y sin embargo, se logró dar vuelta la historia”, dijo.

También estuvo presente José María Di Bello, presidente de la Fundación GEP, integrante del primer matrimonio igualitario, quien aseguró que lo que se logró ese día no fue solo la sanción de una ley sino una “transformación social y cultural hacia una sociedad más igualitaria y justa”. Di Bello relató cómo esta sanción legislativa cambió el rol del Estado respecto a la discriminación hacia las parejas homosexuales en Argentina, que siguen sufriendo sin embargo otros tipos de violencias cotidianas. Sobre eso, José María analizó lo que falta: “La transformación social y cultural lleva más
tiempo. Por eso se necesita incorporar políticas públicas que permitan que estos cambios institucionales se enraícen en la sociedad”.

Fue el turno de María Rachid, ex vicepresidenta del INADI y actual titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad y de la FALGBT, una de las gestoras de la Ley de Matrimonio Igualitario. Rachid recordó el contexto que permitió abrir la escucha del Estado, entonces presidido por Néstor Kirchner, contexto que –recordó la funcionaria y activista- permitió también la firma del Decreto que inauguró el primer Plan Nacional contra la Discriminación.

Rachid hizo una detallada descripción del derrotero de trabas y logros de distintas organizaciones que impulsaron la Ley de Matrimonio Igualitario, siguieron con la Ley de Identidad de Género y, así, derecho a derecho, voto a voto, continuaron impulsando cambios sociales que se sellaron en ambas cámaras legislativas. Como corolario de ese racconto, retomó el comentario de Victoria Donda de consagrar al 15 de julio como “Día de la igualdad”, propuesta que ya fue aprobada en la Ciudad y que se planea llevar al Congreso Nacional. También mencionó que se encuentra trabajando junto al INADI en un nuevo proyecto de Ley Antidiscriminatoria.

El brindis osciló así entre recuerdos festivos por los logros obtenidos y las propuestas sobre los derechos que faltan. En esa línea participaron también César Cigliutti, miembro de la Comunidad Homosexual Argentina, y por otra parte Horacio Pietragalla, secretario de Derechos Humanos de la Nación.

Por último, las palabras de la Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta terminaron por contextualizar aquella lucha por parte de comunidades que “han resistido las peores acciones del propio Estado”. Gómez Alcorta señaló que “hay que reconocer y poner en valor estas conquistas, porque socialmente a veces nos cuesta porque siempre estamos viendo las faltas, y eso está muy bien, pero también lo que significa la Argentina esté a la vanguardia en materia de derechos para la diversidad”.

Según Alcorta al día de hoy 70 países penalizan los actos homosexuales y comparó el dato con que en Argentina hubo unos 9 mil cambios registrales gracias a la Ley de Identidad de Género. “El Ministerio mismo es una de estas conquistas”, señaló. “Es un punto de partida, no de llegada. Tenemos en claro que el movimiento es quien mueve la aguja siempre”.

Victoria Donda, titular del INADI, fue la única que recordó el título del encuentro al llamar a brindar a la distancia por estos 10 años de logros y a desear que se cumplan todos los que faltan: “Por el respeto, por el acceso a los derechos humanos, es que hoy tenemos que brindar con lo que tengamos a mano, con quien tengamos en nuestras casas, respetando la memoria de algo fundamental: la memoria de cada uno de los triunfos que tenemos como pueblo. Eso nos va a hacer construir el escenario para los futuros triunfos”.

El evento virtual fue celebrado junto a un amplio público que lo siguió en vivo y comentó cada una de las intervenciones. Quizá allí también, en cierto anonimato, estuvieron presentes muchos más protagonistas y beneficiarios de esta Ley de ampliación de derechos. Así al menos lo demostró una usuaria de la red social que posteó sobre el final del encuentro: “A mí, esta ley me cambió la vida”.