Biblioteca Nacional de Maestros: 150 años brindando servicio a la comunidad


El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, encabezó junto al personal de la Biblioteca Nacional de Maestros (BNM) el brindis con motivo del aniversario número 150 de este espacio público, gubernamental y especializado destinado a la ciudadanía en general. Desde su creación, la BNM preserva su esencia de servicio a la comunidad y alberga cientos de libros, miles de tomos, millones de letras que componen sus textos, con el único fin de fomentar la lectura, generar conocimiento y ampliar la imaginación de todos y todas, ayer, hoy y siempre.

El titular de la cartera educativa comenzó el brindis diciéndoles a los trabajadores y trabajadoras: “Debemos poner en valor lo que han sido estos 150 años, por los cuales han pasado los maestros, maestras y estudiantes que se han transformado en las referencias educativas más importantes de nuestro país, y que se pudieron iluminar con el pensamiento lógico latinoamericano”, y agregó:”Esta biblioteca tuvo el rol de poder resguardar el pensamiento pedagógico nacional y latinoamericano”.

“Queremos imaginar el rol de la biblioteca de cara al futuro y articular con toda la comunidad, por ser no solo una referencia física de consulta, sino también ver el rol que desempeña en este nuevo tiempo de la virtualidad, en el cual hay que animar a la gente a que se acerque a este espacio, tanto de forma física como virtual”, expresó Trotta.

Participaron también de la ceremonia la secretaria de Educación, Adriana Puigróss; el secretario de Cooperación Educativa y Acciones prioritarias, Pablo Gentili; el jefe de gabinete, Matías Novoa Haidar; la subsecretaria de Gestión Educativa y Calidad, Verónica Piovani; y la directora de la Biblioteca, Mariana Alcobre.

La BNM tiene como misión preservar, conservar, poner en valor y difundir la memoria de la educación argentina, priorizando la producción bibliográfica y documental del Ministerio de Educación, garantizando el derecho al acceso a la información a través de un servicio de excelencia dirigido a la ciudadanía en general y a la comunidad educativa en particular.

Historia de su origen

Los orígenes de la Biblioteca Nacional del Maestro se remontan al 15 de enero de 1870, desde entonces, muchas cosas fueron cambiando. Al comienzo solo se trataba de una oficina que se ocupaba del canje de libros y publicaciones, dentro y fuera del país. Un tiempo más tarde fue abierta al público en general, pero no existió un inventario de los libros ni tampoco ficheros o catálogos, y los préstamos se anotaban en un simple cuaderno.

Con el correr de los años este espacio se fue renovando. En la última década del siglo XIX, la Biblioteca se instaló, definitivamente, en el Palacio Sarmiento. Se realizó un inventario general y empezó a controlarse el número de visitantes y préstamos. Se catalogaron las obras según los criterios de aquel tiempo. Se compraron cada vez más libros, incluso algunos tesoros bibliográficos.

Hoy, a 150 años de haber abierto sus puertas por primera vez, la Biblioteca continúa difundiendo su patrimonio bibliográfico y documental a través de catálogos, colecciones especiales digitales, programas y proyectos, desarrollando una importante gama de servicios presenciales y virtuales.

A pesar de todas las transformaciones, la Biblioteca sigue siendo la misma: un lugar abierto a la comunidad para encontrarse con la lectura y una institución para los docentes.