Avanza el frenado automático: 6 trenes 0 km con ATS ya funcionan en el Roca


A partir de hoy, 6 trenes 0 km con frenado automático están funcionando en los ramales Ezeiza y Alejandro Korn de la línea Roca. Se trata de 4 formaciones nuevas que se suman a las 2 que ya habían comenzado a correr hace 2 semanas.

Esta incorporación transforma la experiencia de viaje a los 300 mil pasajeros que se trasladan todos los días en ambos ramales. Constituye, además, el primer gran paso hacia la mayor inversión en materia de seguridad ferroviaria de los últimos 30 años: 250 millones de dólares serán destinados a la instalación del frenado automático de trenes todas las líneas del Área Metropolitana de Buenos Aires en 2019.

Los nuevos trenes, que cuentan con aire acondicionado, asientos nuevos y puertas automáticas, tienen instalado el sistema de frenado automático -conocido por sus siglas en inglés ATS, Automatic Train Stop-, la tecnología que reduce al máximo el riesgo de colisiones y accidentes, garantizando un servicio mucho más cómodo y seguro.

Estas formaciones son parte de un total de 43 que se irán incorporando progresivamente en la línea a medida que avance la instalación de frenado automático en cada una de ellas y vayan superando las pruebas técnicas necesarias para circular con pasajeros.

"Esta es la muestra de lo que va a ser el sistema de seguridad de trenes en toda el Área Metropolitana de acá a los próximos 4 años: por primera vez los usuarios del Roca a Ezeiza van a viajar en formaciones completamente nuevas que frenan en forma automática si no se respetan las velocidades reglamentarias. Se trata de una deuda histórica que estamos saldando con una importante inversión en infraestructura, que no se ve pero que es fundamental para la seguridad de las millones de personas que eligen el tren para viajar todos los días" - Guillermo Dietrich, Ministro de Transporte de la Nación.

El sistema de frenado automático de trenes

Gracias a 3 dispositivos tecnológicos que interactúan entre sí, el tren frena automáticamente si va más rápido de lo permitido o no para cuando el semáforo está en rojo.

Este sistema hoy existe en sólo el 30% de la línea Roca, donde fue instalado a mitad de la década del 80. Esta traza representa únicamente el 10% de toda la red metropolitana: en el 90% restante, el frenado de los trenes se realiza en forma completamente manual.

Estos porcentajes se irán revirtiendo progresivamente: en las líneas Urquiza, San Martín, Belgrano Sur, Belgrano Norte y Sarmiento se prevé que el sistema esté instalado y funcionando durante 2018 y en 2019, en las líneas Mitre y Tren de la Costa, más los ramales pendientes de la línea Roca.

¿Cómo funciona?

El sistema de frenado automático de origen japonés ATS se compone de 3 dispositivos: una señal o “semáforo” y una bobina conectada a él al lado de la vía; más una antena a bordo del tren, ubicada en ambas cabinas.

La señal o semáforo al costado de la vía tiene 4 lámparas que le indican al tren si puede avanzar (luz verde), si debe detenerse (luz roja o “señal de peligro”) o bien reducir la velocidad (no más de 80 kilómetros por hora si son dos luces de color naranja, o no más de 40 si la que se enciende es una – señal de "precaución").

El aparato o bobina que está sobre la vía, conectada con esa señal, "lee" la información que da el semáforo y la transmite en forma inalámbrica a la antena que está a bordo de la cabina. Este último aparato verifica si la velocidad del tren coincide con la que le ordena la señal y, si el tren no la respeta o pasa de largo una señal en rojo, se activa el freno automáticamente.