Avanza el desarrollo de una plataforma de seguimiento inteligente de COVID-19

El proyecto del PLADEMA permitirá el registro temporal y espacial de los datos relativos a la pandemia. De esta forma se podrán calcular curvas para pronóstico y comparación de distintos escenarios, ayudando así a la toma de decisiones.


Al comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio debido al avance del COVID-19, investigadores del Instituto PLADEMA -dependiente de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires, la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN) y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA)- se acercaron a los profesionales del sistema de salud pública en Tandil para ayudarlos, aportando herramientas informáticas que pudieran optimizar su trabajo.

“Surgió primero la necesidad de contar con una aplicación (APP) de autodiagnóstico, que facilite y ordene el contacto con la población y un BackOffice para el manejo de esta información. Luego esta herramienta evolucionó para adaptarla a nuevas necesidades y actualmente cuenta con varios módulos que cubren casi todas las necesidades de una sala de situación en una Región Sanitaria”, explica el doctor Marcelo Vénere, director del Instituto PLADEMA.

De esta manera, se fue gestando una plataforma de seguimiento inteligente del COVID-19 y simulación de escenarios de control que permite no solo el registro temporal y espacial de los datos relativos a la pandemia (unificando distintas fuentes), sino también calcular las curvas de ajuste temporal en cada región de manera adaptativa en el tiempo. Estas curvas podrían ser utilizadas para el pronóstico y la comparación de distintos escenarios, o incluso evaluar distintas estrategias de acción para alcanzar un control óptimo de una determinada situación y así colaborar con la toma de decisiones a nivel nacional, provincial o municipal.

Por ejemplo, con esta plataforma es posible analizar el impacto de distintas medidas de aislamiento social (estricta, moderada, nula) sobre la evolución, la tasa de testeo (cantidad de kits), u otras medidas que sean cuantificables como para incorporar al modelo.

Esta herramienta –que requirió para su desarrollo del trabajo coordinado de alrededor de 30 profesionales entre investigadores, ingenieros en Sistemas, programadores y personal de salud– “fue diseñada a medida de las necesidades de una Sala de Situación que gestiona las actividades en esta crisis, por lo cual podría también ser utilizada por otras regiones. De hecho hoy existe una versión para el caso de Bariloche y otra para el caso de Chaco”, apunta el director del Instituto PLADEMA.

Componentes de la plataforma

Vénere detalla que, actualmente, la plataforma desarrollada en el PLADEMA ofrece soluciones para el seguimiento de casos positivos, la búsqueda de los contactos cercanos e incluso para el monitoreo en instituciones de riesgo como es el caso de los geriátricos. Para ello, cuenta con los siguientes componentes:

  • APP de auto diagnóstico: Con una serie de preguntas simples, permite saber si la persona tiene síntomas compatibles con una infección con COVID-19.

  • BackOffice: Todos los autodiagnósticos son almacenados en una Base de Datos y luego ordenados por criticidad y tiempo desde la consulta. De esta forma, el personal de la sala de situación puede entrar en contacto con aquellos casos más sospechosos y si lo amerita, indicar una visita a domicilio. Además, todas las consultas pueden visualizarse sobre un mapa geo-referenciado de la región.

  • APP de seguimiento: Pueden usarla aquellos casos positivos o que deben cumplir un aislamiento estricto. A la misma se accede en forma individual con usuario y contraseña, solicita conocer la ubicación de la persona, la cual será reportada al BackOffice y preguntará periódicamente sus parámetros de salud para poder realizar un seguimiento de su evolución.

Asimismo, a la plataforma original se le fueron agregando otras funcionalidades como:

  • Contactos cercanos a un positivo: Facilita el trabajo de relevar a todos los posibles contactos de una persona con COVID-19. También permite manejar eventos, tales como reuniones o grupos de viaje.

  • Monitoreo de Geriátricos: Es una herramienta destinada a hogares de ancianos para relevar diariamente los parámetros de salud de los internados y reportarlos a la sala de situación.

Si bien el proyecto está funcionando desde mediados de abril, se continúan agregando nuevas funcionalidades que van más allá de lo planificado originalmente, como el monitoreo de geriátricos y las herramientas para el seguimiento epidemiológico.

Por otro lado, esta plataforma servirá también para el manejo de futuras epidemias, ya que muchas de las tareas que requieren estas crisis son comunes.

Financiamiento aprobado

Este proyecto fue inicialmente financiado por el Sistema Integrado de Salud Pública de la ciudad de Tandil y, posteriormente, fue ampliado en su alcance y aprobado en la convocatoria del Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación, por la cual se financiaron casi 70 proyectos entre más de 900 presentados en todo el país.

Esto permitirá completar la plataforma COVID-19 e integrarla con otro sistema que se está desarrollando en el Instituto PLADEMA a pedido del Ministerio de Salud de la Nación. Se trata de un Sistema para la Gestión de Instituciones Hospitalarias (SGH), cuyo objetivo será manejar las historias clínicas electrónicas de los pacientes y la asignación de turnos para los distintos sectores de la Institución.