Autoridades del Ministerio de Defensa brindaron un homenaje al sistema de armas Pucará y presentaron el nuevo avión Fénix de última generación


Autoridades del Ministerio brindaron hoy el homenaje al sistema de armas IA-58 Pucará, que sirvió a la Fuerza Aérea Argentina durante 44 años, y presentaron el nuevo modelo de avión IA-58 Fénix, que surgió de un proyecto nacional y está dotado de tecnología de última generación.

El acto se realizó a las 11 en la sede de la III Brigada Aérea de Reconquista, adonde asistieron diversas autoridades nacionales, provinciales, militares e invitados especiales.

Durante el homenaje y la presentación de la nueva aeronave se recordó a todos los militares que pertenecieron al sistema de armas IA-58 Pucará caído en la Guerra de Malvinas, tras lo cual se realizó un minuto de silencio y un pasaje aéreo.

Luego, autoridades de la Fuerza Aérea y personal militar en situación de retiro expresaron unas palabras alusivas y brindaron un homenaje al avión Pucará, que dio una dura batalla durante el Conflicto del Atlántico Sur y que fue diseñado y construido en la entonces Fábrica Militar de Aviones (FMA) -hoy Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín (FADEA)- de la ciudad de Córdoba.

El Pucará, cuyo nombre en quechua significa fortaleza, se configuró como un avión para apoyo de fuego aéreo cercano y de reconocimiento ofensivo, de gran maniobrabilidad, con dos motores turbohélice, una cabina biplaza en tándem de asientos eyectables y capacitado para transportar gran cantidad de armamento.

Su vuelo inaugural fue en 1969 en las instalaciones de la Fábrica Militar de Aviones y su etapa de producción se extendió entre 1974 y 1999, lapso en el que se construyeron 107 aeronaves.

En la Fuerza Aérea Argentina ese sistema de armas se mantuvo operativo desde 1975, es decir que brindó servicios durante 44 años, y desde la III Brigada Aérea de Reconquista fue desplegado para integrar ejercitaciones propias o combinadas con otras fuerzas nacionales y para conformar escuadrillas operativas bajo las órdenes de las Fuerzas de Tareas Conjuntas de Control Aeroespacial, en misiones de vigilancia y control ante la presencia de tránsitos aéreos irregulares.

Los Pucará, que Argentina exportó a Uruguay, Colombia y Sri Lanka, participaron en la batalla aérea de las Islas Malvinas, fueron desplegados desde el Grupo 3 de ataque y operaron en la base aérea militar Cóndor, en Puerto Darwin, donde desempeñaron misiones de exploración, de apoyo cercano a las tropas, de escoltas de helicópteros, de exploración marítima, de ataque a posiciones de artillería y lograron el derribo de un helicóptero inglés.

El nuevo avión Fénix, por su parte, importa un adelanto técnico-cualitativo, ya que permite efectuar misiones ISR (Inteligencia-Vigilancia-Reconocimiento).

Su empleo supondrá un rendimiento óptimo, que permitirá una menor cantidad de salidas para la neutralización de un mismo blanco, aumentando la efectividad de las acciones y contribuyendo a la sinergia necesaria de sistemas.

El Fénix permitirá aumentar la capacidad de Vigilancia y Control del Aeroespacio Nacional y tiene una proyección de empleo por un periodo aproximado entre 15 y 20 años.