Arribaron los helicópteros Sea King a la Base Aeronaval Comandante Espora

Tras cumplir un rol vital durante la Campaña Antártica de Verano 2019/20, las dos unidades pertenecientes a la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros volvieron a su asiento natural.


Espora- Ayer por la mañana, arribaron a la Base Aeronaval Comandante Espora (BACE), los Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EAH2), tras cumplir con su tarea a bordo del rompehielos ARA “Almirante Irízar”, en la Campaña Antártica de Verano 2019-2020.

La tripulación fue recibida por el Comandante de la Aviación Naval, Contraalmirante Leonardo Mariot. Estuvieron presentes personal militar destinado en la base y familiares del personal de las dos aeronaves.

Tras el arribo, el Comandante de la EAH2, Capitán de Fragata Mario López, mencionó que “es una gran satisfacción haber cumplido toda la misión sin problemas y el trabajo que nos tenían encomendado. Fueron 4 meses de un trabajo intenso, en condiciones límites como se vuela siempre en la Antártida y operando en tiempo real”.

Con respecto al desempeño de Grupo Aeronaval Embarcado integrado por 26 hombres –entre pilotos, tripulaciones de vuelo y mecánicos– destacó que “fue un honor haber comandado a estos hombres porque su desempeño fue excelente en todo momento”.

“Para nosotros implica una operación en tiempo real con meteorología adversa en la cual las aeronaves se utilizan a su máximo potencial, para el abastecimiento de las bases. Finalizando la campaña no tuvimos problemas de material, ni de personal, y pudimos reabastecer todas las bases sin inconvenientes, a buen ritmo. Así que es muy positivo el balance”, concluyó el Capitán López respecto a la participación durante la Campaña Antártica de Verano 2019/20.

Las dos unidades se encontraban a bordo del rompehielos ARA “Almirante Irízar” y minutos antes de emprender el regreso, el Comandante del rompehielos, Capitán de Navío Maximiliano Mangiaterra, frente a todo el Grupo Aeronaval Embarcado manifestó que habiendo trabajado en una Campaña Antártica, que es una operación de riesgo, poder siempre volver con la satisfacción de la misión cumplida sin novedades del personal era su mayor objetivo. “Así que para mí cumplieron al cien por ciento la misión.”

“Hagan gala –agregó– de ese privilegio que ustedes tienen, tanto los pilotos, como los mecánicos, como todo el personal de la Escuadrilla, de operar a bordo de un buque con cubiertas mojadas, con rolidos, con cabeceos, con viento relativo, con rumbos de recuperación que a veces no son los mejores; y eso hace al ejercicio por el cual ustedes se han formado como aviadores navales.”

La Escuadrilla desplegó al personal para sostener operaciones durante toda la Campaña Antártica de Verano 2019/2020. Su misión fue el reabastecimiento logístico a las bases antárticas y el traslado de personal.

Volver a casa

Una vez que las unidades tocaron suelo, el personal de los helicópteros Sea King fue al encuentro de sus seres queridos, luego de cuatros meses lejos de sus hogares.

El Teniente de Navío Héctor Ayuso fue abrazado por su esposa Verónica y sus hijas Julieta e Isabella. “Es una sensación extraña porque fueron cuatros meses que se parten en dos, pero es un apoyo y nostalgia constante, sabiendo que uno está cumpliendo con su deber. Se extrañó mucho, pero la familia ya está acostumbrada: es la parte más linda del regreso”.

Parada cerca de Héctor, y con los ojos llorosos, “fue muy lindo verlo a mi papá, lo extrañaba mucho. Corrí para abrazarlo y darle un beso”, dijo una de sus hijas.

“Es el segundo año consecutivo que participo de una Campaña. La sensación es muy buena, se trabajó bien en la parte operacional y eso nos deja conformes; y, en lo personal, me llevo un crecimiento profesional muy positivo”, resaltó el Suboficial Segundo José Luis Rodríguez, oriundo de Salta.

Abrazado a su esposa Fabiana, mencionó que “es una emoción tremenda abrazarlos y verlos. No veía la hora de este encuentro, debido a que se extraña demasiado”.

“Fue muy emocionante este reencuentro. Siempre estamos apoyándolo en su trabajo y es un alegría recibirlo; los chicos están emocionados por abrazarlo y se sienten orgullosos de su padre”, dijo Fabiana.

Entre el grupo de familiares y amigos, se encontraba Romina, esposa del Teniente de Navío Diego Varady. “Al principio una extraña la lejanía, pero después en la rutina, asimilé que es parte de su trabajo y tengo que acompañarlo y darle ánimo para que la distancia se acorte”, expresó.

Por su parte, el Teniente Varady indicó que “esta Campaña, tanto a nivel personal como profesional, fue muy positiva. No solo por el equipo que se conformó, sino por las actividades operativas que se realizaron”.