"Argentina ya perdió todas las excusas para justificar la pobreza"

Entrevista a la Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Dra Gabriela Agosto, sobre la adaptación de los Objetivos de Desarrollo Sustentables.


¿Cuáles fueron los avances 2016 respecto a la adaptación de los ODS?
Hemos avanzado mucho. La agenda de los ODS es la continuación de los Objetivos del Milenio (ODM), pero es una agenda mucho más ambiciosa porque no solo encara el desarrollo desde la óptica social sino que plantea también el desarrollo económico y ambiental. En esta instancia los países tienen que hacer un proceso de priorización y adaptación. Y nosotros estuvimos durante todo este año con los 20 ministerios que componen el Ejecutivo nacional en este proceso.

¿Cómo es el proceso de adaptación?
Cada país toma la agenda y la prioriza conforme a sus objetivos de desarrollo. El primer paso es tener indicadores que sirvan de línea de base y de este modo fijar metas concretas. Es un proceso de ingeniería muy firme porque son las bases que sustentan el seguimiento de la agenda a quince años. Creemos que para marzo vamos a tener ya el proceso de adaptación y priorización para presentarlo en Naciones Unidas en Julio.

¿Cómo se organizan a nivel local para adaptarlos?
Cada ministerio lidera alguna de las metas y, además, hay agendas interministeriales. La mirada, a su vez, es transversal en términos de derechos humanos, género, discapacidad y cuestiones como lo rural y urbano. El tema de la territorialidad y el ciclo de vida son dos cuestiones que estamos pensando atraviesen toda la agenda. Esto quiere decir que no basta un solo objetivo para tomar estas temáticas sino que necesitamos mirarlo en todo el proceso de la agenda.

¿El trabajo también lo hacen con las provincias?
Hemos firmado convenio con diez gobernadores y estamos trabajando en el proceso de sensibilización y priorización. También con los municipios. Las provincias priorizan cosas muy disímiles: Jujuy plantea como principal objetivo el tema del medio ambiente Jujuy Verde y otras provincias como Tierra del Fuego plantea como prioritario el tema de la soberanía o los recursos naturales . La diversidad de la agenda 2030 se plasma en la diversidad territorial de Argentina.

¿Con qué desafíos se encontraron?
El principal desafío fue la disponibilidad de información estadística. Por eso trabajamos muy fuerte con el INDEC, que nos está ayudando con la puesta a punto de los datos. La mayor deficiencia en este sentido está en lo que se refiere a medio ambiente. Y en otras áreas como la social o económica están los indicadores pero quizás nos falta el dato para poder adaptarlo. Por eso hay datos que vamos a tener que construir. La buena noticia es que todos los ministerios trabajaron muy seriamente en la búsqueda de información a fin de que sea una agenda que demuestre el proceso que Argentina quiere llevar adelante en términos de desarrollo.

¿Hay objetivos que decidieron priorizar por encima de otros?
No hay un foco en especial porque es una agenda equilibrada e interconectada entre lo económico, lo social y lo ambiental. El plan de acción esta definido por las áreas ministeriales. Y nosotros necesitamos traducir el plan de acción, las prioridades nacionales, a indicadores que den cuenta del proceso abarcativo de la agenda 2030. Hay un nicho de oportunidad muy importante que es poder planificar a largo plazo y tener una visión integral que puede ser complementaria a la agenda país.

Pero, por ejemplo, el fin de la pobreza que se plantea en el objetivo número uno, coincide con el de Pobreza Cero que propone el Gobierno?

Sí, es un objetivo aspiracional que las Naciones Unidas impusieron al mundo y es un objetivo que el Gobierno retomó y que es fundamental para Argentina. La idea principal es que el desarrollo tiene que ser sostenible, sustentable y equitativo. Los ODS ponen en la agenda de los Estados la multidimensionalidad del desarrollo.

¿Tiene una visión optimista sobre el alcance de objetivos tan ambiciosos?
Esta agenda es un desafío aspiracional, pero eso no quiere decir que no se pueda llegar. Quiere decir que la aspiración es alta y que hay caminos intermedios para el acceso. América Latina no es el continente más pobre sino el más desigual. Por eso te puedo decir que soy optimista pero en un contexto desfavorable porque hace más de veinte años que la región no logra salir del lugar de la desigualdad. El escritor Carlos Fuentes decía que América Latina perdió todas las excusas para justificar la pobreza. Argentina también ya perdió todas las excusas para justificar 30% de pobreza.