Argentina fue elegida para presentar la implementación del Protocolo de Nagoya en la Conferencia Global ABS 2020

Junto con República Dominicana, es un caso modelo en América Latina y el Caribe. El reconocimiento se basó en los rápidos e importantes avances en el proceso de implementación nacional, que buscan promover las actividades de investigación sobre la biodiversidad.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a cargo de Juan Cabandié, participó de la Conferencia Global ABS 2020, que convocó a los 127 países que son parte del Protocolo de Nagoya, entre los que se seleccionaron sólo a 13 para exponer experiencias y desafíos asociados a la implementación del Protocolo de Nagoya. Argentina y República Dominicana fueron las elegidas de la región como casos ejemplares para una conversación entre autoridades nacionales e investigadores e investigadoras, por lo que fueron invitadas a participar del webinar “Un diálogo entre gobiernos e investigadores de América Latina”.

La cartera de Ambiente nacional presentó los principales avances en el proceso de implementación y también los resultados del proyecto que apunta a diagnosticar y tratar la diarrea por rotavirus, principal agente viral responsable de la diarrea pediátrica en todo el mundo, a partir de los recursos genéticos (anticuerpos) de los guanacos y otros camélidos, como las llamas y las alpacas. La iniciativa permite poner en valor la biodiversidad del país, la que es fuente de desarrollos importantes —farmacéuticos, cosméticos, de alimentos y bebidas—, y propiciar su conservación y uso sustentable. Este trabajo es ejecutado por un equipo del INCUINTA —plataforma técnico-organizativa para el desarrollo de proyectos tecnológicos— del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), gracias a la coordinación y el financiamiento del Ministerio de Ambiente de la Nación, en el ámbito del Protocolo de Nagoya.

La pandemia por coronavirus obligó al equipo a reorientar la investigación para la búsqueda de tratamiento de la COVID-19. Así se unieron al trabajo desarrollado por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET), orientado a generar anticuerpos derivados de llamas y de huevos de gallina. Gracias al trabajo articulado, al apoyo y los aportes del Ministerio de Ambiente de la Nación, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación se generó una biblioteca de genes de nanoanticuerpos contra la proteína Spike de SARS-COV-2. En un tiempo récord de 10 días, se logró la selección de nanobodies capaces de neutralizar la infección por coronavirus in vitro, resultando un tratamiento innovadores contra la enfermedad COVID-19 y complementarios a las vacunas y otros métodos disponibles. Se espera obtener pronto modelos preclínicos y, a futuro, hacer pruebas en humanos.

Los organizadores de la Conferencia Global ABS 2020 reconocieron la tarea de las autoridades nacionales en la sinergia de esfuerzos y agendas que valoriza la biodiversidad, promueve la investigación nacional y fortalece el sistema científico tecnológico en pos de beneficios para toda la población, todos ellos valores promovidos por el Protocolo de Nagoya.

La conferencia fue organizada por el proyecto Global APB GEF PNUD, en asociación con la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica, con motivo del décimo aniversario de la adopción del Protocolo de Nagoya. Está centrada en el intercambio de experiencias y lecciones aprendidas por los diferentes titulares de derechos de acceso y participación de beneficios (APB, por su sigla en inglés) como pueblos indígenas, comunidades locales, gobiernos; y otros interesados como investigadores, la comunidad científica y el sector privado de países proveedores y usuarios. El encuentro se lleva a cabo desde finales de octubre y se extiende durante noviembre.

Por su parte, el Protocolo de Nagoya es un acuerdo internacional sobre acceso a los recursos genéticos, la participación justa y equitativa en los beneficios derivados de su utilización, que se inscribe en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). Se propone contribuir a la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica, mediante un marco legal que se aplica a los recursos genéticos que están cubiertos por el CDB, a los conocimientos tradicionales asociados y a los beneficios derivados de su utilización.

En representación de la cartera nacional de Ambiente, participó el director nacional de Biodiversidad de la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales, Guillermo Priotto, quien expuso los avances del proyecto ARG 16/G54 “Promoviendo la aplicación del Protocolo de Nagoya sobre ABS en Argentina”. En este sentido, el funcionario destacó que la aplicación de este protocolo permitió fortalecer y facilitar los procesos de investigación en vinculación con la valoración de los recursos naturales, la conservación de la biodiversidad y la promoción de la investigación nacional. Asimismo, indicó que, a partir de su implementación, se generaron nuevas normativas que favorecieron el desarrollo de mecanismos rápidos, simplificados para el acceso a las colectas y al uso de los recursos genéticos. También se señaló que el protocolo es una herramienta útil y eficaz para lograr una trazabilidad clara y transparente destinada al uso y una posterior distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de la utilización de los recursos.

Para complementar el caso argentino, la coordinadora científica del INCUINTA, Viviana Parreño, brindó su testimonio y detalló los alcances de la iniciativa que motivó el reconocimiento a nuestro país.