Argentina, anfitriona en la 7° Reunión Regional de la Red Internacional de Autoridades de Inocuidad de Alimentos

Estos encuentros buscan facilitar el intercambio de experiencias de autoridades destinadas a la seguridad de los alimentos.


Los días 10 y 11 de diciembre se lleva a cabo la Séptima Reunión Regional de la Red Internacional de Autoridades de Inocuidad de los Alimentos (INFOSAN por sus siglas en inglés), que gestionan conjuntamente la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este año, Argentina fue invitada a participar como país anfitrión del encuentro “Fortalecimiento de INFOSAN en las Américas” del cual participan organismos de Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos y México, entre otros.

La ponencia inaugural de la jornada estuvo a cargo de la directora nacional del Instituto Nacional de Alimentos de ANMAT, Mónica López.



Luego, se brindó una exposición sobre el sistema de control de alimentos en la Argentina y, específicamente, cómo funciona el Sistema de Información para la Vigilancia Alimentaria (SIVA), que se encuentra dentro de la plataforma SIFeGA. La jefa del Departamento de Vigilancia Sanitaria y Nutricional de los Alimentos de INAL, Verónica Sardi, invitó a los países de la región a solicitar la Evaluación Externa Conjunta en el marco del Monitoreo y Evaluación del Reglamento Sanitario Internacional (2005).

Seguidamente, María Ester Carullo, coordinadora general de Vigilancia y Alerta de Residuos y Contaminantes del SENASA, presentó la experiencia de INFOSAN en Argentina.

Para finalizar las ponencias argentinas del primer día, Josefina Cabrera Durango, jefa del Departamento del Laboratorio Nacional de Referencia del INAL, presentó el Plan de Acción para el Control de la Resistencia a los Antimicrobianos.

En el segundo día, nuestro país expondrá sobre el impacto del COVID-19 en el sector alimentario.

Por medio de INFOSAN, la OMS ayuda a los países que la componen a gestionar los riesgos relacionados con la inocuidad de los alimentos, garantizando el intercambio rápido de información en las situaciones de emergencia, a fin de impedir que los alimentos contaminados se dispersen por distintos países.