Presidencia de la Nación

ANMaC destruyó 10 mil armas de fuego y en los últimos dos años ya suman más de 40 mil

La destrucción masiva llevada adelante se enmarca en el proceso de recuperación de esta política pública, que en los últimos dos años permitió destruir 40 mil armas y revertir la parálisis propiciada por el Gobierno anterior: durante 2018 y 2019 no se destruyó ni siquiera un arma.


La Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) destruyó más de 10 mil armas de fuego provenientes de decomisos realizados por el Poder Judicial y de bajas patrimoniales de fuerzas policiales de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Neuquén, La Pampa, Entre Ríos, y del Banco de la Nación Argentina. Con este nuevo lote de armas destruidas se alcanza un número de casi 440.000 armas de fuego destruidas desde el año 2000 y más de 10 toneladas de municiones convencionales.

El acto, enmarcado en el séptimo aniversario de la primera marcha del movimiento Ni Una Menos, estuvo encabezado por el secretario de Justicia de la Nación, Juan Martín Mena; el ministro de Justicia y Derechos Humanos de Buenos Aires, Julio Alak; la directora Ejecutiva de ANMaC, Natasa Loizou; y la titular de la Unidad de Gabinete de Asesores del Ministerio de Justicia de la Nación, Gimena del Río.

ANMaC destruyó 10 mil armas de fuego

Las armas de fuego son uno de los principales instrumentos con los que se cometen femicidios: en 1 de cada 4 casos el crimen es ejecutado con un arma de fuego, y 99 de cada 100 usuarios son varones.

En ese sentido, Loizou expresó que “para todas nosotras, funcionarias y trabajadoras, que formamos parte de un gobierno que impulsa una agenda de políticas públicas orientadas a reducir las violencias contra las mujeres y diversidades, es muy importante esta acción que realizamos hoy. Este 3 de junio, a 7 años del primer Ni Una Menos, alcanzamos las 40 mil armas destruidas en nuestra gestión y 440.000 armas en los últimos 20 años".

"Estamos reactivando una política interrumpida por el gobierno anterior, destruyendo armas del delito, secuestradas gracias al trabajo articulado con los gobiernos de las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén y Santa Fe. Es la realidad concreta de las políticas de control de armas, de prevención de las violencias y la persecución del delito", agregó.

ANMaC destruyó 10 mil armas de fuego

El procedimiento de destrucción se conformó de dos etapas: la primera, llevada a cabo en la sede del Banco Nacional de Materiales Controlados (BANMaC), donde se efectuaron los controles registrales y notariales correspondientes. Bajo la custodia de la Policía Federal Argentina (PFA), se procedió al traslado de las armas de fuego a la planta de la empresa Scrap Service S.A, donde se procedió a la destrucción por triturado y fundición de las mismas, bajo estrictos protocolos de seguridad. Todo lo actuado fue certificado por parte de la Escribanía General de la Nación.

Las armas de fuego provenientes de las provincias de Buenos Aires, Neuquén y Entre Ríos, se destruyeron en el marco de la Ley 25.938 de secuestro y decomiso por comisión de delito; mientras que las de La Pampa, Santa Fe y Banco de la Nación Argentina, en el marco de la Ley 20.429 de bajas patrimoniales de dotación de las fuerzas policiales. La mayoría de estas armas han sido decomisadas por el Poder Judicial en el marco de procedimientos de investigaciones judiciales, extraídas de los circuitos ilícitos y de la comisión de diversos delitos, entre ellos hechos de violencia de genero.

ANMaC destruyó 10 mil armas de fuego

Mena, en tanto, expresó: “Quiero agradecer al Ministerio de Seguridad de la Nación y a la PFA que colaboraron en el operativo para poder destruir estas armas de una manera segura. El desarme y destrucción de armas de fuego es una auténtica política del Estado Nacional que no vamos a cesar nunca. Vamos a seguir destruyendo armas extraídas del delito, incluso en estos tiempos de discursos sensacionalistas e irresponsables respecto de la tenencia y portación de armas de fuego. Sacar de circulación un material de por sí violento, permite reducir la gravedad de los conflictos sociales que suceden en nuestra sociedad civil. Además, muchas de las armas destruidas provienen de bajas patrimoniales de las Fuerzas de Seguridad. Esto nos permite destruir materiales vetustos de las dotaciones policiales, para mejorar las condiciones de trabajo de las Fuerzas, dotándolos de armas y equipamientos nuevos y de mejor tecnología”.

Esta política pública, enraizada en la cooperación institucional entre la ANMaC y demás organismos públicos nacionales y provinciales, y consistente en la registración, verificación y destrucción definitiva de armas de fuego, significa quitar a dicho materiales de circulación, evitando, de esa manera, los posibles desvíos de los mercados lícitos hacia los ilícitos.

ANMaC destruyó 10 mil armas de fuego

Con la recuperación y vigencia de esta política pública, la ANMaC persigue el objetivo de contribuir a la política criminal en la materia de armas y explosivos, así como procurar la conformación de espacios de convivencia libres de violencias con uso de armas de fuego, promoviendo la resolución pacífica de los conflictos.

Acompañaron el acto, el subdirector Ejecutivo de la ANMaC, Carlos Fernández; el subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial de la Nación, Nicolás Soler; el director de Relación con los Municipios, Joaquín Bezi; el jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense, Xavier Areses; el subsecretario de la Agencia Provincial de Prevención de la Violencia con Armas de Fuego de la Provincia de Santa Fe, Joel Theytaz; y Alejandro Colás de la Red Argentina por el Desarme.

A cargo de la certificación del procedimiento, estuvo presente el escribano General de la Nación Adscripto, Carlos Marcovecchio. Por el operativo de seguridad, estuvieron a cargo, el comisario Inspector Diego Maldonado y la comisaria de la Division de Operaciones y Contramedidas Armas y Explosivos de la PFA, Maira Souza.

ANMaC destruyó 10 mil armas de fuego

Scroll hacia arriba