Ambiente fiscalizó criaderos de fauna silvestre en la provincia de Corrientes

Los operativos fueron librados para constatar el cumplimiento de la normativa vigente en materia de manejo y conservación de fauna silvestre por parte de esos establecimientos.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, que conduce Juan Cabandié, a través de la Brigada de Control Ambiental (BCA), se trasladó a la provincia de Corrientes donde fiscalizó un criadero de yaguaretés (Panthera onca) y otro de aves —ambos establecimientos inscriptos como operadores de fauna silvestre ante la cartera ambiental nacional—. En el marco de dichos procedimientos, que comenzaron el martes pasado y culminaron hoy, se relevó el estado de su plantel faunístico y los recintos donde se encontraban alojados los animales —entre otras acciones—, en concordancia con lo establecido por la normativa vigente en materia de manejo y conservación de fauna.

En una primera etapa, se relevó el Centro Experimental de Cría de Yaguareté (CECY), ubicado en la isla San Alonso, dentro del Parque Nacional Iberá. En ese contexto, se recorrieron los recintos que son utilizados en las diferentes etapas de desarrollo de los yaguaretés y se verificaron las diversas fases del proceso de cría y reintroducción del mayor felino americano.

Cabe destacar que en San Alonso, Corrientes, ya fueron liberados tres ejemplares de yaguareté durante los primeros días de febrero. En tal sentido, se visualizaron desde el centro de monitoreo los movimientos emitidos por los radiocollares GPS que poseen esos animales. Además, se recorrió la zona en la que se realizaron las liberaciones, con el objetivo de analizar la disponibilidad de refugio y alimentación. Asimismo, se inspeccionaron los recintos de presuelta de los lobos de gargantilla que fueron importados a los fines de reintroducir esa especie extinta en Argentina.

En una segunda etapa, que abarcó dos jornadas, se inspeccionó el establecimiento Corrientes Loro Park (CLP) emplazado en la localidad correntina de San Cosme, y se recorrieron las instalaciones del criadero de aves más grande del país, cuya actividad es reconocida por la Unión Europea. Además, la BCA hizo un muestreo aleatorio y representativo de los individuos de cada una de las especies allí existentes, mediante la lectura de sus anillos identificatorios y de los datos vertidos en el último informe semestral presentado ante la cartera ambiental nacional.

Para autorizar este tipo de proyectos, el Ministerio de Ambiente nacional busca asegurar el bienestar animal, bajo altos estándares para el plantel faunístico, mediante cuidados e instalaciones que dispongan de adecuadas condiciones de habitabilidad y seguridad para cada especie. Asimismo, se requiere la identificación de los ejemplares con microchip, anillos, marca, o señal para su individualización, como la colocación de radiocollares satelitales para aquellas iniciativas de reintroducción, y así facilitar su posterior seguimiento. También se espera que estos centros dispongan de un buen servicio veterinario y de zonas adecuadas para evitar el contagio en casos de enfermedad, o para guardar períodos de cuarentena, a los fines de evitar la propagación de zoonóticas o enfermedades que puedan afectar a los animales.

Para acceder al material audiovisual cliquear acá.