Ambiente de la Nación entrega equipamiento de asistencia para cóndores

Son mochilas para Tucumán y Catamarca con elementos que permiten la atención rápida de ejemplares de la especie amenazada por el uso de cebos tóxicos.


El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación se encuentra en plena entrega de kits de asistencia en Tucumán y Catamarca para poblaciones de cóndor andino (Vultur gryphus), especie amenazada en el país por el uso de cebos tóxicos en prácticas agropecuarias. El equipamiento —que ya se ha repartido en otras provincias— es suministrado gracias a un convenio con Aerolíneas Argentinas, para su transporte, y consiste en la entrega a las autoridades ambientales de mochilas con elementos de seguridad y atención rápida para los animales, gps, extracción de muestras y elementos descartables como guantes y barbijos.

Frente al rescate esta semana de cinco ejemplares de la especie en Tafí del Valle, Tucumán, el Ministerio nacional participó además en las tareas de asistencia y atención de las aves y tomó muestras de laboratorio para su evaluación. Los ejemplares habían sido hallados con un aparente cuadro de intoxicación. Estas tareas se realizaron con el debido cuidado del personal participante, para lo que se tomaron los recaudos de salud necesarios en atención a la emergencia sanitaria vigente. También estuvieron involucradas la Dirección de Flora y Fauna de la provincia, autoridades locales, la Fundación Bioandina, la Administración de Parques Nacionales, personal técnico y múltiples instituciones comprometidas con la preservación de la fauna.

Cabe señalar que la cartera de Ambiente nacional promueve esfuerzos en conjunto con el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) para generar medidas contra el uso ilegal de cebos tóxicos en Argentina y el aporte de herramientas para la conservación del cóndor. Mediante la Estrategia Nacional contra el Uso de Cebos Tóxicos, las autoridades ambientales y otros actores comprometidos con la problemática en las catorce provincias con distribución de esta especie llevan adelante acciones para su preservación. Esta labor se orienta a mejorar la detección y el tratamiento de los casos de envenenamiento, minimizando el riesgo para el personal que interviene en los procedimientos. El plan también busca generar un conocimiento más preciso de los sitios de mayor conflicto para orientar los esfuerzos de conservación y las tareas de educación y difusión en las comunidades. Asimismo, se prevén actividades de educación ambiental y difusión en las comunidades, las que se encuentran por el momento suspendidas en función del aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto para mitigar la propagación del coronavirus.

La estrategia mencionada contempla el desarrollo y la aplicación de un protocolo para atender posibles casos de intoxicación, la provisión del equipo necesario para la recolección de muestras, toma de información y documentación de base, así como de los elementos requeridos para la atención de las emergencias, la realización de estudios toxicológicos, además de una exposición educativa itinerante. Adicionalmente, se trabaja en la comunicación de la problemática mediante la construcción de mensajes claros de conservación, con énfasis en el peligro e ineficacia del uso ilegal de cebos tóxicos aplicados a la ganadería.

La Estrategia Nacional contra el Uso de Cebos Tóxicos fue declarada de interés federal ambiental por el COFEMA, mediante resolución 390/2019. La cartera de Ambiente nacional lleva a cabo sus acciones a través del trabajo mancomunado de la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales y la Subsecretaría Interjurisdiccional e Interinstitucional.