Ambiente aprobó un nuevo plan para el manejo sostenible del guanaco y su conservación


El nuevo Plan Nacional para el Manejo Sostenible del Guanaco (PNMSG) fue aprobado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, que conduce Sergio Bergman, a través de la resolución 243/2019. Este plan establece un marco de políticas nacionales para promover la conservación y el uso sustentable de poblaciones de esta especie en todo el país.

El guanaco es una especie abundante en varias regiones de Argentina, particularmente en el sur de la Patagonia, donde se concentra más del 80 % de la población mundial de la especie. Durante décadas, estuvo la expectativa de su aprovechamiento, pero limitaciones tecnológicas para el aprovechamiento de las poblaciones silvestres, junto con un marco normativo que restringía la implementación de modalidades de aprovechamiento integral, altos costos operativos y dificultades para sostener una oferta de fibra, impidieron el desarrollo de un mercado y una cadena de comercialización a nivel local.

Ante este escenario, el Gobierno nacional, a través de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, creó en 2017 la Mesa Interinstitucional para el Manejo del Guanaco, integrada por la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria; la Secretaría de Emprendedores y Pymes del Ministerio de Producción; el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI); el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) para evaluar alternativas de uso sustentable y desarrollo de cadenas de valor de productos y subproductos, junto con la evaluación de tecnologías para el manejo de poblaciones silvestres en forma sustentable.

“Es la primera vez que un conjunto de instituciones tan amplio se reúne con el objetivo común de poner en valor a una especie nativa de nuestra fauna, desarrollando conocimiento, tecnología y herramientas de gestión integradas, para el uso sustentable. Estamos muy confiados en que la implementación del plan nacional, ahora a disposición de las distintas provincias para que puedan adoptar sus instrumentos, será un paso adelante en el desarrollo de economías regionales, en la compatibilización de la ganadería con la conservación de la fauna silvestre, y todo ello redundará en mayor valoración del guanaco en nuestro país”, confió Sergio Bergman, secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Su elaboración es producto de más de dos años de trabajo articulado, en el transcurso del cual se realizaron diversos encuentros con referentes técnicos, organizaciones de la sociedad civil, gobiernos provinciales y con el sector productivo del campo, de la carne y la industria textil. El proceso incluyó también la implementación de un prueba piloto enmarcada en un Proyecto Estratégico de la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, a través del cual se pusieron a prueba metodologías de aprovechamiento a campo, industrialización y comercialización de productos derivados de la especie, incluyendo la primera exportación Argentina de carne de la especie a la Unión Europea, mercado al que Chile ya se encuentra exportando este producto desde hace algunos años.

El proceso incluyó también una consulta pública, abierta e irrestricta, que se desarrolló en la plataforma argentina.gob.ar, entre el 5 y el 26 de abril de 2019, y permitió incorporar nuevos aportes de diferentes actores y sectores de todo el país.

Qué establece el plan nacional

El Plan Nacional para el Manejo Sostenible del Guanaco, establece una serie de definiciones e instrumentos para el manejo y conservación del recurso:

  1. Define las competencias diferenciadas entre la Nación y las provincias en cuanto al manejo de la especie. Establece pautas para la comercialización y el tránsito interjurisdiccional y la exportación de productos derivados del guanaco de modo de asegurar que este potencial comercio futuro no afecte la supervivencia de la especie. Al mismo tiempo, establece que son las provincias las que, ejerciendo el dominio originario de sus recursos naturales, las que autorizan el aprovechamiento bajo las modalidades propuestas por el plan nacional, de acuerdo a su realidad provincial, las cuales pueden ir desde la protección total de la especie, hasta el uso integral. La Nación también se reserva la facultad de establecer cupos por provincia, en forma precautoria, ante incertidumbre respecto de la afectación de las poblaciones.

  2. Define las modalidades de uso, junto con directrices y protocolos de buenas prácticas para cada una de ellas, que deberán ser aprobadas por normativa provincial según las jurisdicciones adopten cada modalidad, para asegurar el uso eficiente y el bienestar animal en los distintos procesos vinculados al aprovechamiento.

  3. Para el tránsito interjurisdiccional y la exportación de productos derivados del uso extractivo, las provincias que lo autoricen deberán contar con un sistema de monitoreo de poblaciones de guanacos, actualizado como máximo cada cuatro años, que permita evaluar la salud de las poblaciones y tomar medidas correctivas.

  4. Crea un sistema integrado, digital de trazabilidad, mediante la emisión de certificados de tenencia y guías de tránsito, integrado entre jurisdicciones y organismos de control como SENASA y Aduana, para asegurar el comercio legal de la especie.

  5. Crea una mesa de coordinación interjurisdiccional, con participación de todos los organismos nacionales y las provincias del área de distribución de la especie, para coordinación de acciones.

  6. Crea un Consejo consultivo, a ser conformado por instituciones de la sociedad civil, sector privado y referentes académicos para asesorar a la Autoridad Nacional en la implementación del plan.

“Con la aprobación de este plan quedan claras las reglas de juego, se pone a disposición del sector privado una serie de herramientas e instrumentos que entendemos generan un marco favorable para la inversión en la diversificación productiva de los campos ganaderos, integrando ganadería con el uso de la fauna silvestre, el desarrollo de emprendimientos y cadenas de valor basado en los muy buenos productos que nos ofrece esta especie. Y ponemos también en marcha una nueva institucionalidad en torno al manejo y conservación del guanaco, con ámbitos de participación para todos los sectores y actores interesados“, enfatizó Bergman.