Alumnos de La Matanza experimentan con nuevas tecnologías en laboratorios móviles


Acompañados por sus docentes, los chicos ingresan apurados, sin disimular su ansiedad por descubrir y con una cantidad de preguntas que se formulan en forma de catarata. “¿Qué es ese Pony?”, refiriéndose a una figura construida con la cortadora láser; “¿Por qué ese piano tiene luces?”, apuntan sobre un launch pad que permite grabar música digital, componer y remezclar.

Son apenas algunas de las reacciones que niños y adolescentes experimentan dentro del laboratorio móvil de EDUCAR Sociedad del Estado, que pasó esta semana por Isidro Casanova y González Catán.

El laboratorio móvil de EDUCAR, la sociedad del Estado del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, recorre el país para que chicos de 6 a 18 años tengan la oportunidad de explorar y disfrutar de manera libre y gratuita de actividades que combinan las ciencias, la robótica, la programación y la fabricación digital.

Me gustó el microscopio digital donde se pueden ver la piel y las hojas, también el juego del arcade, y las computadoras donde se pueden modelar imágenes”, enumera el pequeño David de San Pedro tras su primera exploración de los distintos laboratorios. Entusiasmado, al día siguiente David volvió al laboratorio móvil con su propio proyecto: experimentar con Croma, técnica de efectos especiales que permite ambientar a un personaje u objeto en un fondo diseñado por computadora, para subir contenido a su propio canal de YouTube.

Con sus 10 años, Mía en cambio optó por realizar una animación en stop motion, técnica que permite simular el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de fotografías.

La verdad es una experiencia muy linda, los nenes están muy entusiasmados porque aprendieron un montón; es más: vamos a seguir investigando porque no se van a conformar con un ratito”, destacó Jésica Martínez, docente de primer grado turno tarde de la escuela primaria “Nuestra Señora del Hogar”.

Cada chico que se acerca al móvil de la iniciativa de Aprender Conectados tiene la posibilidad de desafiar su propia capacidad de sorpresa. Cuando ingresan al laboratorio sus ojos van saltando de equipo en equipo intentando elegir cuál es el primero que van a probar. Los facilitadores les explican cómo funcionan mientras las manos de los chicos se extienden para explorar casi como si fuera un reflejo.

Es muy importante contar con esta propuesta porque los chicos piensan distinto, tienen las tecnologías incorporadas. A partir de estas herramientas ellos entienden mejor los contenidos”, explicó la directora de la escuela Mabel Ramírez Pereyra, a la vez que destacó que las actividades están en función del proyecto educativo que realizan en la escuela.

En cada jornada los chicos que se acercan al móvil pueden indagar en el diseño y la producción de objetos; aproximarse al uso de tecnologías inmersivas; comprender el proceso de la fabricación digital; experimentar la microscopia digital; y realizar una síntesis de sonido de forma modular mediante la luthería digital, entre otras actividades.