Alejandra Shanahan: “Nuestro compromiso es trabajar para la promoción y protección de derechos de niñas, niños y adolescentes”

La directora nacional de Promoción y Protección Integral de la Senaf describió las acciones que articulan con las provincias y los municipios, cómo proyectan el trabajo a la salida de la pandemia y qué ventajas les otorga la creación del Registro Único Nominal.


1- ¿Cómo y cuál es el trabajo que realiza desde la Dirección que tiene a su cargo y qué áreas abarca?

La Dirección Nacional tiene como responsabilidad primaria generar acciones para la promoción y protección de derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en el marco de los postulados de la Ley Nº 26.061 de Protección Integral, que durante este mes de octubre cumple sus 15 años de vigencia. En este sentido, nuestra función está orientada a generar los lineamientos y políticas públicas destinadas a la promoción de derechos, la protección especial, y la restitución de derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, a través de una fuerte articulación con los organismos administrativos de protección -provinciales, municipales- y promoviendo el fortalecimiento del sistema de protección integral de derechos.

Las áreas se encuentran organizadas de manera tal que permitan generar acciones específicas, pero a su vez se interrelacionan mutuamente. El conjunto de estas áreas abarca la promoción de derechos, la protección integral, la restitución y la reparación desplegando múltiples líneas de trabajo, entre las que destaco acciones para la promoción de la autonomía, erradicación de trabajo infantil, promoción del buen trato en la crianza, protección especial -vinculada a Niñas, Niños y Adolescentes con medidas de protección integral, o excepcionales, estrategias para la restitución de derechos, adopción- y el Programa de Autonomía para el Egreso, destinado a adolescentes con medidas excepcionales. Además, desde la dirección se implementa el Programa de Reparación Económica de Niñas, Niños y Adolescentes y Jóvenes cuyas madres fueron víctimas de femicidio, o cuyas madres/padres fallecieron por causas de violencia familiar. Asimismo, contamos con el Área de Restitución de Derechos, que lleva adelante acciones vinculadas tanto con la restitución internacional de niñas, niños y adolescentes como de la asistencia a víctimas de trata.

De la Dirección dependen también los denominados Espacios de Promoción de Derechos con que cuenta la Secretaría Nacional, tales como lo Espacios de Protección de Derechos Unzué de Mar del Plata, el CIC Néstor Kirchner de Villa Zagala, y Espacios de Promoción de Derechos en La Matanza y Sarmiento, además de la Editora Braille y el Libro Parlante, y el Román Rosell, que son dos espacios que generan acciones para la promoción de derechos de personas con discapacidad visual.
Se trata de una Dirección que abarca muchas líneas de acción y que gracias al compromiso de las y los trabajadoras y trabajadores se realizan a diario.

2- ¿Cómo articulan las acciones con las provincias y los municipios y cuáles son las preocupaciones más comunes?

Los temas contienen un fuerte componente de articulación en el territorio ya que así se gestaron y generaron y se coordina la tarea de todos los días. Conmemoramos los 15 años de una ley que generó una transformación integral en términos de políticas de infancia. Su sanción se produjo durante el gobierno de Néstor Kirchner y con Alicia Kirchner como ministra, y la norma implicó la creación de una nueva institucionalidad anclada en la Secretaría Nacional y el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia; en términos territoriales, ello implicó la creación de las áreas de infancia por parte de las provincias y municipios. Esa fuerza transformadora fue institucional pero también cultural, y fue posible gracias al compromiso de un Estado Nacional presente y transformador desde la perspectiva de los Derechos Humanos.

Durante los últimos cuatro años, esa presencia del Estado, tanto en la generación de acciones como en articulación en los territorios, fue marcadamente escasa; sin embargo, la estructura de protección y el compromiso de las provincias en materia de infancia y adolescencia, ya es un hecho consagrado por ley. En la actualidad, las preocupaciones más comunes se encuentran ligadas al fortalecimiento de los sistemas de protección que involucran a todos y todas a fin de que las Niñas, Niños y Adolescentes crezcan en ámbitos familiares de cuidado y con las herramientas necesarias para asegurar su crianza y desarrollo por medio de la implementación de políticas públicas integrales, disponibles en caso de que se requiera de la protección especial.

La Dirección comprende también una fuerte articulación con las provincias en la implementación del Registro Único Nominal, avanzando con las provincias que lo venían implementando, pero también articulando con aquellas que cuentan con un registro propio y promoviendo la firma de convenios para las que aún cuentan con registro de medidas de protección integral y excepcional.

3- ¿Cuánto los afectó la pandemia en el trabajo territorial, qué hicieron para llevarlo adelante?

Creo fuertemente en un Estado Nacional presente y articulador, y en ese sentido la pandemia nos desafió a pensar estrategias que posibiliten una presencia territorial que teníamos prevista al comienzo de la gestión. Hemos desarrollado tres líneas de acción, donde la primera está asociada con una presencia de tipo territorial. En ella retomamos el vínculo con los organismos administrativos de las provincias, que se había debilitado durante los últimos cuatro años de gestión. Con las áreas de niñez, por ejemplo, tenemos permanente contacto, y generamos estrategias de apoyo financiero excepcional en el marco de la pandemia, así como guías y recomendaciones para dispositivos de cuidado institucional. También generamos capacitaciones en relación al buen trato, a la detección de alertas tempranas de violencias en la infancia, prevención comunitaria del suicidio, intercambios en relación a medidas de protección integral y excepcional, entre otras. Asimismo y en relación con los puntos focales provinciales responsables de la asistencia a las víctimas de trata, trabajamos de forma integrada para generar las articulaciones correspondientes en esta materia.

La segunda línea de acción está relacionada con la estrategia AUNAR, iniciativa innovadora desarrollada en conjunto con UNICEF y las provincias para la distribución de tarjetas precargadas a los dispositivos institucionales que alojen Niñas, Niños y Adolescentes con medidas excepcionales, garantizando de esta manera que cuenten con elementos de prevención e higiene, así como recreativos y lúdicos, llegando de esta manera a más de 500 dispositivos de todo el país y a más de 8500 chicos y chicas, que por alguna cuestión que afecta gravemente sus derechos se encuentran separadas de su familia de origen.

En tercer lugar, nos propusimos profundizar el acceso a derechos de los diferentes programas. En ese sentido, y con el compromiso de los equipos que trabajan en dos programas como el Programa de Acompañamiento en el Egreso para Adolescentes (PAE) y de Reparación Económica para niños, niñas y adolescentes y personas con discapacidad sin límite de edad (RENNYA) cuyas madres, progenitores o progenitores/ras afines hayan sido víctimas de femicidios u homicidios derivados de violencia de género o violencia intrafamiliar, hemos podido realizar avances importantes en materia de titularidad y acompañamiento a Niñas, Niños y Adolescentes y Familias en relación a la Reparación Económica que establece la ley 27.452, donde identificamos 339 titulares, hecho que permitió que este mes 775 chicas y chicos estén percibiendo la reparación. En idéntica línea y respecto al PAE, de 185 pasamos a 509 adolescentes que se encuentran acompañados y percibiendo una asignación económica.

4- ¿De qué se trata el Registro Único Nominal?

El RUN -Registro Único Nominal- es una herramienta de gestión que permite que quienes toman medidas de protección integral o excepcional que, por normativa se encuentran bajo la órbita de los organismos administrativos de las provincias, cuenten con información de Niñas, Niños y Adolescentes y sus familias para el seguimiento y monitoreo de los planes de protección o restitución de derechos que llevan adelante, de acuerdo a la particularidad de cada situación. Durante este tiempo, realizamos más de 150 reuniones con las herramientas virtuales que el contexto sanitario nos permite, y avanzamos en acuerdos, en la construcción colectiva de criterios y definiciones conceptuales para la implementación y registro de intervenciones y avanzamos en el acuerdo que se rubricó en reunión del Consejo Federal para la consolidación de la información a nivel nacional que nos permitirá contar con un insumo imprescindible para mejorar el diseño, planificación, análisis, seguimiento e implementación de políticas públicas dirigidas a los Niñas, Niños y Adolescentes de todo el país.

5- ¿Con qué se encontraron al comienzo de la gestión y qué proyectan y sueñan a mediano y largo plazo?

Al comienzo de la gestión nos encontramos con poca presencia territorial, con poco alcance de programas nacionales a titulares de derechos, pero también con equipos de trabajo comprometidos con la niñez, adolescencia y familia.

A mediano plazo proyectamos mejorar las prácticas institucionales, en conjunto con los organismos administrativos de protección de derecho de las provincias, en términos de protección integral y excepcional, priorizando el acompañamiento a las familias para el desarrollo de Niñas, Niños y Adolescentes así como también en aquellos casos en que se tomen medidas excepcionales -de separación de las familias por graves vulneraciones de derechos- por el menor tiempo posible y en las mejores condiciones.

Es nuestro deber generar un fuerte sistema de protección de derechos, que con el compromiso de todos los organismos, organizaciones, la participación de niñas, niños y adolescentes, y sus familias, se desarrollen y crezcan en ámbitos amorosos y de acceso a oportunidades.

Ese compromiso, que creo es colectivo, se origina también en la convocatoria de nuestro Presidente, de nuestro Ministro y de nuestro Secretario Nacional para trabajar todos y todas para una Argentina Unida y de Pie y nuestro compromiso es trabajar para la promoción y protección de derechos de niñas, niños y adolescentes.